sábado, enero 07, 2017

Vemos lo que podemos ver.

Vemos lo que podemos ver y no lo que queremos ver.
Si nos paráramos a reflexionar sobre esto, nos daríamos cuenta de que así es.
Hoy es el séptimo artículo que escribo en esta serie llamada "20 días de enero" y ya nos vamos dirigiendo a una claridad que solo te la puede dar el desaprendizaje.

Este desaprendizaje trae consigo un comenzar de nuevo, sin lo vivido ni aprendido por medio de la experiencia ni por la herencia y cuanto menos, por la información y el conocimiento heredados de otros, de la historia misma.

Normalmente repetimos lo que hemos oído toda la vida, sin cuestionarlo.
Normalmente, damos por hecho y por verdadero lo que nos dice la autoridad (ciencia, religión, historia, etc.)
Normalmente, damos por cierto y justo lo que nos cuentan los medios de comunicación sin que haya lugar a dudas.

Estamos totalmente manipulados pero no por un poder superior de otros sino por nuestra propia esencia. 

Esta esencia es creencia más emoción. No es otra cosa sino eso. Y entonces, somos el producto de creencias adosadas a sentimientos y esa unión es la que determina nuestra vida: la nuestra propia y la del colectivo.

¿Te has dado cuenta de que, como se nos ha dicho que comer mucho engorda, solo vemos personas que comen mucho que están gordas? Somos incapaces de ver a aquellas personas que comen mucho y que no están gordas. Y si nos llama la atención alguna excepción, nos agarramos a otras explicaciones para poder seguir creyendo en la premisa de que comer mucho engorda.

¿Te has dado cuenta de que cuando ves a una persona maleducada piensas que sus padres también lo son y que no le dieron una buena educación? No puedes ver a familias que educaron perfectamente a sus hijos y que, a pesar de esto, algunos de estos no hicieron gala nunca de esa buena educación y son maleducados.

¿Te das cuenta de que solo ves enfermos de una cierta enfermedad que lo son por las causas que determinó la ciencia? No puedes ver a personas sanas que, habiendo tenido contacto y relación con esas mismas causas, no han caído enfermas y están sanas.

Es como querer aplicar las matemáticas, como ciencia exacta (dos más dos siempre serán cuatro) a la realidad humana cuando esta realidad es emocional, aunque los números sean un lenguaje de la obra, con su emoción implícita también.

Quien quiere aplicar las matemáticas al comportamiento y creencias humanas, verá también lo que pueda ver y no lo que podría ser o la totalidad de lo que es.

Es así de fácil. Las matemáticas como ciencia exacta describen la obra de teatro: no te sacan de ella, no te hacen percibir la totalidad de la obra y por encima de ella.

Son un lenguaje de la obra, un guion de ella misma: por eso nos hablan y por eso son exactas, porque son un guion de la obra que nos da lo que podemos ver y entender.

Pero es el individuo el que tiene que tener la habilidad de pasar por encima de todo lenguaje, de toda experiencia y conocimiento para poder VER las dos cosas y no solamente UNA de ellas: las que te dicen las matemáticas porque ya fue pactado así dada la intención del futuro de que así sea. (Percepción Cambio de Realidad).

¡Qué sencillo es todo pero qué difícil de ver dada la simpleza humana!

Pero nosotros somos otra cosa por mucho que veamos solamente lo que podemos ver y no lo que somos capaces de ver.


Esta imagen habla por sí sola.

Algunas personas esperan ver milagros para creer en algo más cuando no pueden VER que el milagro es que ellas mismas estén vivas y viviendo.

Hay gente que dice: "Yo solo creo en lo que veo" sin darse cuenta de que solamente van a ver aquello en lo que creen.
El problema es que no saben que creen en ello porque no saben que creen en ello. Ni siquiera se lo han cuestionado. Es inamovible, es algo inherente a ellos, por lo tanto, no se pueden separar de la cosa en la que creen. Y esto es peligroso, sobre todo cuando se trata de declaraciones médicas o ideales sociales y políticos.

Si lo dice la ciencia, es cierto e incuestionable.

Lo dejo aquí para que el lector pueda tener ese espacio para que la claridad y percepción entre por sí sola.


Gracias siempre por tu lectura.

Disfruta mucho.

Ruth Morales


NOTA: Cualquier reflexión y/o criterio fuera del contexto desde el que hablo, no será sino eso, una opinión fuera de contexto, sin sentido y absurda. Todo lo que hago y he hecho está en www.cambioderealidad.com. por si quieres entender lo que digo y por lo tanto, desde la percepción desde la que lo transmito.



El Secreto a Voces. El libro lógico.




0 comentarios:

Publicar un comentario