martes, enero 17, 2017

¿Qué problema?

 Los tres amigos se encontraron después de dos meses sin haber tenido contacto entre ellos

M. y F. sabían la situación por la que estaba pasando G. desde hacía no poco tiempo.

Tras haber dejado la empresa familiar, la de su padre, para la que había estado trabajando desde que acabó su carrera universitaria, G. había montado la suya propia hacía 4 años. Sin embargo, la empresa no dio los frutos deseados, por lo que G. se vio obligado a cerrarla, ya que sería embargado en breve.

Al mismo tiempo, G. se había separado de su mujer hacía tan solo 6 meses y las negociaciones entre ambos iban cada vez peor. La enfermedad de su hijo menor, incurable según los últimos diagnósticos médicos, agravaba la situación.

F. es abogado y durante el rato que estuvieron juntos, trató de aconsejar a G. dándole información valiosa para su momento presente, además de indicarle pautas que pudieran ayudarlo para afrontar su inminente crisis económica. F. tenía experiencia en estos casos.

G. lo escuchaba atentamente y de hecho, tomó alguna nota mientras su amigo le hablaba.

Ni M. ni F. quisieron tocar el tema de su separación, de la mala relación con su mujer y cuanto menos, de la enfermedad de su hijo.

Por esa razón y sin rodeos, M. no dudó en compartir con sus amigos una experiencia recién vivida, pensando que de esa manera podía contribuir a ayudar a G.

"El otro día fui a una conferencia de un tipo muy interesante. Viene de EEUU, donde se ha formado y ha traído de allí un sistema, llamémoslo así, para afrontar las situaciones difíciles. Salí de la conferencia lleno de euforia. Compré su libro".

G. escuchaba atentamente a su amigo.

Este prosiguió:

"Lo tengo en el coche. Te lo dejo porque es fantástico y te puede venir muy bien. Verás cómo superas estos momentos de tantos problemas. Todo pasa."

"¿Qué problemas?". Contestó G. mientras invitaba a sus amigos a tomar otra cerveza.

Y continuaron hablando de cualquier otra cosa.


Hay una comunicación más pura, la del instinto. Es una relación entre tú mismo y la realidad. Desde dicha comunicación, ves y vives situaciones o escenarios varios, diferentes, fértiles y únicos, donde los demás ven solamente problemas.


Gracias siempre por tu disfrute.

Ruth Morales


NOTA: Cualquier reflexión y/o criterio fuera del contexto desde el que hablo, no será sino eso, una opinión fuera de contexto, sin sentido y absurda. Todo lo que hago y he hecho está en www.cambioderealidad.com. por si quieres entender lo que digo y por lo tanto, desde la percepción desde la que lo transmito.


2 comentarios:

  1. Jajaja que bueno Ruth !. Problema, conflicto y la rueda sigue girando. Se va formando nuestra realidad aparente.
    Que bueno poder pararse !. Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, que buena historia Ruth!! El problema y el conflicto alimentan esa inmensa rueda inconsciente e incoherente de nuestra realidad aparente.
    Espero no sea una interpretacion mia y lo este comunicando desde el instinto. Saludos

    ResponderEliminar