viernes, enero 20, 2017

La alegría de vivir

Hoy es 20 de enero y hoy les dedico a cada uno de ustedes este último artículo de esta serie llamada"20 días de enero".

Gracias por haberme acompañado hasta aquí.

Todo tiene su sentido y el mío es mostrarles, a partir de ahora y siempre desde esa percepción (mirada) por encima de la realidad, sin describirla, tratando de comunicarme con todos ustedes desde un lenguaje sencillo, sin perder el punto de referencia de la naturaleza del ser humano, intentando no analizar la realidad desde la experiencia (carga, daño, recuerdos, memoria, historia, causas, efectos, programación, a fin de cuentas y sí desde una lógica natural/original), esa otra mirada de la realidad que nos permitirá comunicarnos como si todo fuera la primera vez.

"Que todo sea siempre la primera vez" es el título de un publicación escrita por mí hace justamente un año, motivada y dedicada a una persona especial que se separó tanto de ese instinto que no pudo experimentar esa "alegría de vivir" que nombro en dicha publicación, a la que llegas si atiendes más a la pureza del instinto que lleva implícito el sentido del humor, como si nada te hubiera hecho nunca sufrir y por tanto, cuando no tienes nada que preguntar y todo por disfrutar.

Espero que estos artículos les hayan sido de ayuda y de disfrute.

Y para dar fin a ellos e introducir esta "comunicación desde el instinto", he grabado este vídeo que les ofrezco a continuación, con toda la alegría de la que soy capaz de tener y que mantendré siempre que "me comunique MÁS CERCA del instinto".





Gracias siempre por estar aquí y sigamos disfrutando.

Ruth Morales



NOTA: Cualquier reflexión y/o criterio fuera del contexto desde el que hablo, no será sino eso, una opinión fuera de contexto, sin sentido y absurda. Todo lo que hago y he hecho está en www.cambioderealidad.com. por si quieres entender lo que digo y por lo tanto, desde la percepción desde la que lo transmito.

1 comentario:

  1. Que sencillo es "la alegria de vivir",y que complicados los resortes que saltan cuando nos proponemos a hacerlo.
    Es como aquel elefante que desde pequeño lo atan a una cuerda y un palo ridiculo para su enorme fuerza,pero que lo tiene atado sin saber o darse cuenta de que sin esfuerzo podria marcharse.
    Gracias Ruth,que ese cambio de realidad de cada uno se realice para disfrute.
    Francisco.

    ResponderEliminar