martes, enero 03, 2017

¿Crees que existe el poder mental?



Como tercer artículo de esta serie de publicaciones, a las que he querido llamar "20 días de enero", quiero dedicar un apartado a la "mente" y a lo que entendemos como "poder mental".

Estas publicaciones no son producto de una información ni de un conocimiento adquirido sino, más bien se trata de una mirada de esta realidad por encima de ella misma (si esto fuera posible), a la que llamo "Percepción Cambio de Realidad".

Algunos confunden la percepción de la que hablo con "conciencia" y si bien podría ser lo mismo, no es lo mismo desde el contexto en el que, el que así lo cree, entiende el término "conciencia".

Si no estás familiarizado con lo que transmito, es imposible que puedas entender lo que digo. Si estás interesado en lo que transmito, ve a www.cambioderealidad.com, donde encontrarás mucho material a tu disposición a tal efecto. Si no estás interesado, deja de leer.

Según esta mirada o percepción, nadie puede ser consciente en esta realidad pues, de serlo, no estaría viviendo en esta realidad. En fin, es una comprensión que anula cualquier descripción de la realidad misma y la búsqueda de un porqué.

Aún así y para seguir en la línea de esta serie de publicaciones, quiero llamar tu atención a lo que siempre se ha escrito y dicho sobre la mente humana, su fuerza y su poder.

¿Qué sería la mente?

Quizá todos entendamos por "mente" una especie de habitáculo invisible en donde anidan los pensamientos y que está unida o bien que es hija de una mente superior o de una conciencia superior. Esto podría ser la comprensión colectiva del término "mente", a grandes rasgos.
Otros pueden considerarla como parte del cerebro, es decir, el cerebro es físico y la mente es la proyección del cerebro.

Si bien se ha hablado mucho sobre ella, no todos hemos podido hacer uso de ese poder o de esa fuerza mental que hace que todo cambie a nuestro favor. Parece que es algo destinado a pocos.

En Cambio de Realidad yo transmito que esta realidad es emocional, lo cual significa que está hecha de una fuerza (energía, por ejemplo) que se está moviendo continuamente.

Lo que hace que esta energía se mueva es la actitud y voluntad de que así sea y no la mente. Esta actitud y voluntad vienen de parte de la INCONSCIENCIA COLECTIVA, que hace que haya vida, pues ese es su propósito, el buscar ser consciente por medio del desarrollo de esta realidad.

Esto quiere también decir que cada uno de nosotros tiene un fragmento de esa actitud y voluntad de esa inconsciencia colectiva en su totalidad y es ahí donde tenemos cierto poder.

Al final, se trata de reducir o de resumir lo que somos y no de añadir más información que nos distrae y entretiene o bien, continuar diseccionando esta realidad humana: cuerpo, alma, espíritu, esencia, mente, etc. Todo es lo mismo.

El cuerpo es el vehículo o disfraz que toma esa energía emocional para actuar y para vivir. Dentro de esa energía emocional estarían los pensamientos, que funcionan como creencias y/o códigos que ya vienen impresos en ella. Los pensamientos no los creamos nosotros. Ya están ahí cuando nacemos. Siempre están y han estado en el mismo sitio.De hecho, nosotros somos la representación física del pensamiento: él se expresa a través de nosotros.

Esta energía emocional no es nada ni crea ninguna realidad si no tuviera un código (creencia) a partir del cual, manifestarse. Ese código/creencia es el que da lugar a los pensamientos. Digamos que el código es el guion de la obra.

Es lo que hacemos con nuestra energía emocional lo que determina nuestra realidad, nuestra vida, nuestras frecuencias por las que nos movemos a las que llamo líneas o sectores energéticos.

Dos personas pueden ser amigas íntimas y comunicarse entre ellas perfectamente pero pueden estar en diferentes frecuencias, lo que significa que tienen distinta actitud o voluntad ante la vida. Esto quiere decir que manejan su energía emocional de distinta manera aunque esta sea inconsciente.

Por eso a una le pasan ciertas cosas y a la otra, otras. Pero no es la mente. Es la actitud emocional (energía que se está moviendo, buscando manifestarse).

Si solo supiéramos y/o aceptáramos que todo es EMOCIONAL, que todo es movimiento, que todo es una cuestión de estar en la frecuencia precisa que determina nuestra actitud y voluntad hacia algo en concreto, no tendríamos que hacer nada, sino vivir.

La vida quiere que vivas.

En cambio, nos sorprenden los mensajes informándonos del poder mental para curarse a sí mismo (¿?) ¿Fue el poder mental lo que te curó?

Nos sorprendemos cuando oímos decir que tenemos que tener un equilibrio entre el alma, la mente y el cuerpo. ¡Menos mal que son solamente tres partes! Y nos lo creemos. ¿Por qué nos lo creemos?

Por lo que comenté en la publicación del día 2 bajo el nombre de ¿Quieres ser mayor de lo que eres?  Porque partimos de la carencia, nuestra frecuencia es de miedo, es escasa y entonces, creemos ser malos y por eso creemos en el ego y el ser (el malo y el bueno, el personaje y la esencia) y creemos en la evolución, Si te paras a tirar del hilo, lo verás todo lógico. No tienes que comer nada especial ni estar en ayunas ni hacer ningún rito para ello.

Lo verás todo lógico si tienes la actitud y voluntad de querer desaprenderlo todo y sin ningún esfuerzo.

¿Qué es el equilibrio entre el alma, mente y cuerpo?

Un consumo más, una necesidad creada y encima, enfermamos porque tenemos esas tres partes nuestras desequilibradas. ¡Qué horror! Y luego nos sorprendemos o asustamos de las noticias cuando el horror lo llevamos dentro y encima, nos viene de parte de ciertas autoridades (ciencia), de sabidurías de antaño, desde el principio de los tiempos hasta hoy.

Y seguimos con el mismo cuento, asustados pero entretenidos.

No es el poder mental, es tu actitud ante la vida, ese movimiento energético, emocional que hace que tengas cierto poder.

 Y ese que consiguió cosas y dijo creer en el poder mental, no está mintiendo. Está explicando lo mismo que yo pero no sabe que fue su actitud y voluntad (que no es lo mismo que esfuerzo), lo que lo llevaron al éxito o a la curación, amén de otros propósitos de la inconsciencia colectiva que están más allá del alcance de esta publicación.

Seguimos adelante, viviendo.

Gracias por tu lectura. Disfruta siempre.

Ruth Morales


NOTA: Cualquier reflexión y/o criterio fuera de contexto no será sino eso, una opinión fuera de contexto, sin sentido y absurda. Todo lo que hago y he hecho está en www.cambioderealidad.com. por si quieres entender lo que digo y por lo tanto, desde la percepción desde la que lo transmito.


El Secreto a Voces. El libro lógico.




0 comentarios:

Publicar un comentario