domingo, diciembre 18, 2016

Ya no hay tiempo


Ya no hay tiempo para desarrollar nada que fue creado ayer.
En estos momentos, el marco temporal que estamos representando y por tanto, viviendo, llega a su término. Esto no significa que "acabe" literalmente hablando sino que significa que ha estado mutando y que ahora es el momento de la mutación, la cual viviremos como cambios drásticos en la realidad: en la nuestra individual así como en la colectiva.  Al final, una es la misma que la otra aunque pensemos que somos seres únicos. Somos la representación de una inconsciencia colectiva:

Mira este dibujo

Estos cambios drásticos no son ni malos ni buenos: son posibilidades que se presentan como oportunidades (pueden venir desde algo que no nos guste como desde algo que nos dé placer).

Es como haber estado en una rotonda dando vueltas y ya no podemos seguir dando vueltas porque la rotonda desaparece y nos vemos obligados a escoger ya una salida.

  • Quizá tomemos la que no queríamos y que habíamos estado evitando continuamente.
  • Quizá tomemos la que ya hemos tomado toda la vida, lo que se traduce a "seguir viviendo igual que antes". Esta es la más probable pues es la que tomará la mayoría, es decir, que no saben que la están tomando.
  • Quizá tomemos la que nos empujen otros coches a tomar pues no hemos decidido a tiempo y nos encontramos con que ya no podemos girar. Nos empujan a tomar una. Esta es de una alta probabilidad, también.
  • O quizá tomemos una salida totalmente nueva, diferente que no hayamos visto antes y que nos obligue a estar atentos.
En mi última conferencia sobre "Percepción y No Tiempo", expliqué, a modo gráfico y siguiendo el siguiente dibujo como modelo, en dónde nos encontrábamos. Lógicamente, tengo que hacer uso de la línea horizontal, la de la experiencia, la única que nuestra mente-cerebro puede entender y lo hice para poderme hacer comprender.



En donde he dibujado la X es donde nos encontramos, es decir, estamos saliendo de un círculo y entrando en otro, por eso son espirales. Esa X es nuestro marco temporal, no es un momento, es un tiempo lineal que puede durar años (no muchos, quizá).

Si iniciamos una experiencia en cualquier punto del círculo, tendremos todo el desarrollo del círculo para experimentar dicha experiencia, lo bueno y lo malo.

En cambio, si iniciamos una experiencia en la X (marco temporal) lo experimentaremos de golpe y sobre todo, hoy, en donde hay muchos propósitos (todos enfocados en el BIEN, claro está), que están generando mucho MAL ahora, al mismo tiempo y no en otro marco temporal.

Esto se está viendo ya con la alimentación, vida sana y más creencias que están en su punto máximo ahora mismo: están generando más patologías y enfermedades ahora mismo.

También se ve en cómo estamos describiendo la realidad, posicionándonos en el observador (como si este no fuéramos nosotros mismos) y usando números, letras y demás parámetros para que nos describan lo que ya hemos experimentado mientras las personas creyentes en ello pasan por los mismos procesos, compartiéndolos entre ellos y reafirmándose aún más con este acto. Pero nuestra inconsciencia no nos deja ver esto: es una nueva religión cuyos adeptos y apóstoles no saben que pertenecen a ella. Siempre pasó igual pero ahora nos avala la ciencia, con lo que es más inconsciente aún, si esto fuera posible.

Vayamos a lo práctico.

El ejemplo que ofrecí a los asistentes a mi evento fue el siguiente, por si a ustedes les fuera de ayuda.
Si una persona en 1960 abre un negocio, este le puede ir bien o mal. Esto no es nada novedoso. En cambio, siempre se ha comentado que los negocios despegan o fracasan tras 2 años en desarrollo. ¿Lo habías oído antes? Es lo que siempre te dicen, cual sentencia. Esto significa que a esa persona que inauguró un negocio en 1960, pudo haberle ido bien a partir de esos dos años, mantenerse o quizá, haber evolucionado hasta hoy. O, tal vez, tuvo que cerrar la actividad después de un tiempo de pérdidas (2 años según los observadores de la realidad).

Hoy, si abres un negocio en el 2016 o en el 2017, no existe ese tiempo de evolución y desarrollo para que puedas determinar si seguir con él o no, si te dará pérdidas o ganancias. Esto se explica con la espiral. Y la pregunta sería: ¿Por qué no? ¿No es el tiempo lo mismo siempre?

La respuesta que te puedo dar abarca una totalidad "ya vivida" pero que para nosotros representaría el futuro, por lo que no lo hemos experimentado o quizá, lo viésemos como una suposición, como otra cualquiera. Sin embargo, la percepción no es premonición ni ciencia.

Es ver la totalidad en movimiento.

 En cambio, desde esa totalidad que siempre está dando vueltas, moviéndose, pues las posibilidades futuras son abiertas, se ve lo siguiente:

En este año y a partir de ya, las preguntas y respuestas se funden en uno. Si bien hace 50 años, al abrir un negocio podías experimentar un fracaso en poco tiempo o quizá un desarrollo lento pero exitoso en el tiempo, ahora experimentamos lo mismo en un segundo. 

Este segundo representaría un marco temporal corto: es la mutación de conceptos de la que hablo para llegar a todos los públicos.
Significa que a la pregunta de "este es mi negocio y se dedica a esto", le viene la respuesta enseguida, "o éxito total o fracaso inmediato". No hay tiempo de desarrollo. ¿Se entiende mejor así?

Por eso, en la serie de emisiones de radio que he venido realizando desde el pasado mes de septiembre bajo el nombre de MUTACIÓN DE CONCEPTOS, hago hincapié en que es el momento en el que somos protagonistas de nuestra vida, es el momento de la toma de decisiones.

Si siempre te ha ido bien haciendo lo que haces, sigue haciendo lo que haces. Pero, si no te ha ido bien, párate y toma una decisión que nunca hayas tomado en tu vida para que confundas a la vida y "crees" esa otra línea energética nueva para ti con nuevas preguntas-respuestas.

Si te sigues haciendo las mismas preguntas, si esperas cambios, sigue esperando y si ahora quieres crear el negocio con el que siempre soñaste y lo haces desde un gran deseo, posiblemente te irá mal. ¿Por qué?

Porque el deseo fuerte es una emoción cargada de experiencia, es una necesidad y por tanto, viene de la escasez, nunca del merecimiento.

¿Qué pasará en este marco temporal tan corto en donde la pregunta se funde con la respuesta?
Que te toparás con todo aquello que no deseas. Que se te dará la vuelta y te vendrá hacia ti justo lo que no quieres pues no ha habido tiempo de desarrollo para que veas la otra cara de la moneda a lo largo del  tiempo o que nunca lo vivieras, tal vez.

Este ejemplo se puede ver mejor en el mundo de la pareja. Alguien se enamora en 1960 y funda una familia con esa persona. En este caso, ha habido un desarrollo en años para que esas personas funcionaran y se expresaran bajo el concepto de pareja (familia) con sus cosas buenas y malas y todo esto, compartido con el entorno, ya que todos vivimos lo mismo o parecido.

Hoy, si te enamoras de alguien fuertemente o sencillamente, si quieres encontrar a alguien con quien compartir tus días, no tendrás ese tiempo para ver lo bueno o lo malo: lo verás de golpe, tanto una cosa como la otra. Y mejor será que lo veas porque si luchas en contra de lo que es, no te irá nada bien y luego te quejarás de que la vida te ha tratado mal.

Es el momento de hacer cambios, pero no de mudarte de casa, como ejemplo corriente. Si te mudas, asegúrate que la mudanza sea emocional y no sencillamente un cambio de decorado y de domicilio. Las emociones anteriores ya no te servirán para este nuevo marco temporal. No hay tiempo para solucionar nada.

Es el momento de inventarlo todo.

Gracias y si no lo entiendes, vuelve a escuchar esta serie de emisiones que te aclararán mucho al respecto y que hice para llegar a todos: MUTACIÓN DE CONCEPTOS.



Si no te has preguntado nunca nada, no escuches nada de esto y sigue haciendo lo que estabas haciendo. No intentes interpretar lo que en estas emisiones se dice, pues lo harás fuera de contexto (como todas las interpretaciones, si no, no lo serían), algo humano y natural, a la par que simple y corriente.

Gracias y espero que disfrutes siempre de la vida.

Ruth Morales


El Secreto a Voces. El libro lógico.




0 comentarios:

Publicar un comentario