jueves, febrero 05, 2015

Recordando la felicidad. Educar para Ser.


Cambio de Realidad comenzó siendo un "mirar la vida al revés".  En esos momento yo le había dado la vuelta al calcetín para que todo su interior se dejara ver y con lo que me encontré fue con una nueva realidad que era posible, tal y como la realidad en la que estamos viviendo ahora ha sido posible, tan extraña e incómoda a veces.

Una vez fui viviendo cada segundo desde esta nueva perspectiva, las pruebas y nuevos escenarios fueron abriéndose paso, como si siempre hubieran estado ahí a pesar de la locura y lo rompedor de todo eso que yo estaba viendo.

Hoy cada vez son más las personas que comienzan a dar la vuelta al calcetín.

Acabo de ver la entrevista televisiva que le han hecho a dos de los organizadores de las Jornadas Educar para Ser Mateo Rivas y Juan Manuel Jurado, que se celebrarán por segundo año consecutivo en la ciudad de Almansa, Albacete, los días 21 y 22 de marzo. Por favor, no dejes de oírla.



Me llena de entusiasmo el ver que ya se puede hablar de lo que se está hablando a pesar de que a muchos les suene a algo descabellado. El ser humano está aún muerto de miedo ante los cambios.

A pocos les extraña el tan popular dicho de: "Más vale malo conocido que peor por conocer". Lo que no sabemos es el daño que dichos como este nos han hecho.

Volviendo a la entrevista y parafraseando a Mateo Rivas quien, de manera lógica y orgánica, ya vive integrando lo que sabe, como por ejemplo,  que una educación sana es posible, sin más, escribo lo siguiente:

Los niños ya no necesitan aprender las capitales del mundo, ni los nombres de los ríos, como antaño.. Los niños quieren ver esos ríos, bañarse en ellos o caminar a lo largo de ellos, sobre todo si tales ríos pertenecen a su entorno.

 ¿Necesita un niño esquimal conocer un monumento histórico del sur de Europa, por ejemplo?

 Los niños necesitan ver que los números hacen su función en la vida: sumar, dividir, pero cuando las matemáticas se tornan jeroglíficos, se van pareciendo cada vez más a la historia, en donde hay que memorizar las fechas del comienzo y final de una guerra del siglo XVI, por ejemplo, algo que no podremos aplicar nunca a la realidad y que olvidamos nada más salir del examen.

Cuando un niño VIVE algo, no se le olvida nunca y eso le hace sentirse GRANDE. Por lo tanto, experimentará vivencias GRANDES, acordes a su estado. Dichas vivencias las recibirán los OTROS porque esta realidad está formado por MUCHOS y todos colaboramos en que la vida sea agradable o no.

 Es absurdo y totalmente idiota ENSEÑAR a ser culto en un mundo en donde con solo abrir Google, tienes las respuestas a todo. Los defensores de la cultura no deben asustarse: seguiremos siendo cultos pero de otra manera:

"Yo te doy lo que experimento y lo que he vivido con entusiasmo y tú me devuelves tu experiencia".

De cualquier manera, el "saber cultural" no debería estar reñido en una sociedad coherente con lo que estoy diciendo .

¿Quién es más feliz? ¿Quien sabe mucho pero nadie le paga por ello porque no puede o no sabe aplicarlo a la vida o quien está viviendo el minuto de su vida como si fuera el último, sencillamente tocando, oliendo y haciendo lo que su entorno le ofrece para ello? ¿Están ambas cosas reñidas?

 Por supuesto que no deberían estarlo. Sin embargo, en nuestra educación actual, sí que lo están.

Aprendemos lecciones como papagayos en detrimento de experimentar la vida. La primera acción es buena y plausible, la otra, es pura diversión y solo provoca vagos en la sociedad.

Esta es una de las creencias-base más dañinas de nuestra sociedad actual.

Lo que no sabemos es que el orden mundial está cambiando y por eso el sufrimiento se hace ver cada día más. Solo hay que ver la cantidad de adultos (y niños) que asisten a terapias. Los mismos adultos que exigen luego a sus hijos que estudien para que "sean alguien en el futuro".

Esta conducta de los padres no es producto del amor sino del miedo.

Los padres deben perder el miedo a la vida y recordar que el esfuerzo no es lo mismo que dar lo mejor de cada uno. Esforzarse por aprobar es ir en contra de la naturaleza del niño (y más del niño actual). En cambio, si inculcamos una educación excelente en donde cada uno se exprese de la mejor manera posible, no habrá esfuerzos sino felicidad.

Los padres quieren que sus hijos aprueben, no saben qué hacer ante el fracaso escolar. Es normal. Lo más importante es "ponerse en el lugar del niño", recordar cuando fuiste niño y recordar lo feliz que eras cuando eras feliz. No dar demasiada importancia no es lo mismo que pasar de nuestros hijos.

Cuando tú, padre o madre, te quites el miedo a la vida, eso será lo que tu hijo recibirá y el cambio viene por sí solo. No hay que hacer nada más: solo hay que confiar en la vida porque siempre hay una fuerza que no vemos que asiste a quienes confían en ella.

Los profesores están en su mejor momento. No se van a quedar sin nada que enseñar, no se van a quedar sin puestos de trabajo. Más bien, desde su posición tienen la llave para dar la vuelta al calcetín  Los profesores tienen el poder de hacerlo, de manera consciente y amorosa. Y eso es motivo de alegría y de agradecimiento.
 De nada vale manifestarse en contra de la educación actual, hacer huelgas, patalear si tú, profesor, no sientes en tu interior esta llamada a la acción coherente, la vuelta a la felicidad que tuviste cuando naciste. Incluso la asignatura más pesada puede ser entregada al alumno como una joya.

¿Quién no se acuerda de ese profesor amoroso, comprensivo que siempre nos entendió y que hizo que amáramos esa asignatura que tan mal se nos daba?

Las editoriales que publican los libros de texto escolares tampoco se van a quedar sin medio para vivir. El mundo es cambio constante. Se acaban unas cosas pero vienen otras. Todo se transforma. Habrá (y ya los hay) otros medios para facilitar una experiencia en lugar de publicar esos tochos de libros que ya pertenecen al pasado y que los niños portan como un karma en sus mochilas.

En breve no habrá pruebas culturales para opositar para un puesto de trabajo. Eso forma parte ya del pasado.
 En breve, nadie pedirá un título académico para trabajar (de hecho, las grandes carreras dejarán de serlo).

¡Sí, ya sé que lo que digo suena absurdo! Pero si no lo has visto ya, estás abocado a quedarte en las ruinas de un imperio que cae.

Ahora solo vale hacer lo que haces mejor, lo que te gusta y con lo que gozas cada segundo.

¿No será mejor una sociedad con individuos así que la sociedad en la que estamos viviendo?

Pues esto tan simple y tan necesario es lo que te invitan a ver en las jornadas Educar para Ser, algo tan sencillo y natural que, como lo tenemos tan cerca, no podemos verlo.

Si tú eres padre o madre, profesor, educador o sencillamente un ciudadano que pide a gritos un cambio, aunque este sea en silencio, no dejes pasar esta ocasión de asistir a ellas.

Es un hecho importante que en España esté ocurriendo esto, un país tan tradicional y con tanto miedo a "que nos quiten lo que ya tenemos".

Acabo con unas palabras pronunciadas en la entrevista por Mateo Rivas, que resumen todo :

"La felicidad no se alcanza, no es una meta. La felicidad se recupera porque ya la tuvimos aunque la hemos perdido."

Y yo añado:

¡ Se puede hacer, se puede recordar esa felicidad y si eres padre, madre, educador todavía lo tienes más fácil!

Y recuerda:

Siempre hay una fuerza enorme que te está asistiendo cuando confías en la vida.


Gracias y disfrutemos.

Ruth Morales

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias, Ruth. Tu paso por las Jornadas fue inolvidable. Siempre te estaremos agradecidos y continuaremos caminando juntos por la interminable senda del aprendizaje, con los poros cada vez más abiertos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juanma.

      Para mí fue algo más que una experiencia. He tenido muchas: en algunas los poros se cierran y en otras, se abren cada vez más.

      Gracias a ustedes por creer en mí. Me parece bonito, rompedor, esencial y sobre todo, necesario lo que están haciendo con Educar para Ser. ¡Valientes!

      Un beso y abrazo para todos.

      Sigamos disfrutando de todo esto.

      Ruth Morales

      Eliminar
  2. Hola estimada Ruth!! Por lo lindo e interesante que es tu blog, por tu dedicación y originalidad ganaste el Premio Black Wolf Blogger Award.
    Pasa y recibe tu premio en http://educandoconciencia.com.ar/premio-black-wolf-blogger-award/

    Felicitaciones y Cariños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Estimada Silvana.

      Muchas gracias por tu reconocimiento y empatía.

      Recogeré el premio con mucho gusto.

      Felicidades a ti siempre.

      Un abrazo.

      Ruth M.

      Eliminar