miércoles, octubre 29, 2014

La entrega.

 
 Una persona me ha preguntado qué era la ENTREGA de la que hablé en la charla online del pasado 28 de octubre "Ni vida sana. Ni vida tóxica" cuya grabación puedes ver aquí  http://youtu.be/eaimvQMzwgI.
Cuando hablo de entrega me refiero a dejar todo en manos de la VIDA, que es lo que yo llamo Fuerza Vital. En el Campo, que es el área que esta Fuerza creó para todo el Universo Físico, residen todas los parámetros de lo que TIENE QUE SER y no de lo que vemos en nuestra realidad aparente.

Como dije ayer, en el Campo no existen opuestos. Solo hay una manera de vivir:  la excelencia, la máxima expresión del ser humano en todos sus aspectos, aquí y ahora.

Por lo tanto, si atendemos a la realidad aparente (a nuestra vida cotidiana), si la analizamos y si reaccionamos ante ella (justo lo que ha venido haciendo la humanidad hasta hoy) no podemos abandonarnos a la Fuerza Vital, es decir, entregarnos.

Esta actitud es lo que en la mística se ha conocido como rendición y lo que se conoce en el habla popular como tocar fondo.

Ahora bien, la buena noticia es que no se tiene que sufrir para tocar fondo ni para entregarse.

De hecho, es cuando dejas de sufrir cuando conectas con él y cuando te entregas.

Si atendemos al sufrimiento, seguimos en el sufrimiento por mucho que este sea tan real como que ahora estamos leyendo estas palabras. Si seguimos identificando el sufrimiento, nos metemos en él y cometemos el error de creer que el sufrimiento está en nosotros o que él es nosotros.

Por lo tanto, no puedes entregar tu confianza a la Fuerza Vital..

Ya sé qué irónico es todo esto, por eso Cambio de Realidad es un "todo es al revés". Ya sé que cuando más se sufre es cuando más necesitas conectarte con ella pero es justo cuando no puedes hacerlo.

Hay que estar en paz para conectarse con la Fuerza. O mejor explicado, hay que dejar todo de lado para poder entregarte desde el punto de en medio, desde el no-concepto.
Recordemos que el sufrimiento es un concepto también.

No puedes entregarte a la vida si te guardas una carta, si no te lo crees del todo y sobre todo, no puedes entregarte mientras el sufrimiento siga teniendo un sentido para ti.

La entrega es eso, es entender que en el Campo reside la fuerza, el poder, la acción, la abundancia, salud, paz, quietud, creatividad, plenitud y que quiere darte siempre todo.

Para entregarse hay que tener un punto de soberbia, la que se necesita para dejar de lado todo el conocimiento y experiencia que tienes en esta realidad y permitir que la VIDA actúe en ti.

Para el Campo, tu soberbia es humildad. Y eso es lo que quiere de ti. Así como que para el Campo el no conectarte con la VIDA es soberbia mientras aquí lo vemos como humildad.

Es de humildes seguir luchando y sufrir además de rechazar la abundancia. Esta es nuestra creencia colectiva.

Ahora bien, también nos podemos rendir a la Fuerza Vital desde la alegría de vivir, con una actitud poderosa, llena de entusiasmo, sabiendo que no tenemos que hacer nada sino que todo está ahí ya.

No dejemos que el sufrimiento se apodere de nosotros hasta tocar fondo cuando podemos abandonarnos a la VIDA desde la alegría de vivir, como un bebé, con total confianza.

Esta actitud es la que invito que se tenga. No esperemos a sufrir para entender que estamos viviendo al revés, que hay una fuerza que siempre nos asiste cuando no nos oponemos a ella. 

Gracias a todos y sigamos disfrutando.

Ruth M.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias a ti Teresa siempre.

      Ruth M.

      Eliminar
  2. Hola Ruth:
    Me ha gustado mucho la linea del artículo y destacaría dos ideas. Por una parte puntualizaría que ese Campo del que hablas es No-Dual, lo que significa que nuestra realidad aparente no existe, es solo fenomenológica. Este concepto lo han asimilado muy bien desde los orígenes el hinduismo.
    Por otra parte no estoy de acuerdo con que "entregarnos" sea "tocar fondo". No siempre que se está hundido se sale (excepto que no salir sea un acto de rendición), y no siempre que se sale se hace rindiéndose uno. Creo, por contrapartida, que muchas de las actitudes "tóxicas" proceden de una manera poco humilde de salir después de haber tocado fondo.
    Me ha encantado leerte, GRACIAS.
    Carlos Postigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos.

      Muchas gracias por tu comentario.

      A mí me gusta que te haya gustado.

      Un abrazo siempre.

      Ruth M.

      Eliminar
  3. Ruth fue una agradable sorpresa iniciar el día y encontrarme un post que hablara sobre la entrega. Sabes que disfruto mucho leerte y este término en particular siempre había llamado mi atención pero no acababa de aterrizarlo (por eso al ver que habías escrito un post me dije, doble regalo “la entrega” explicado por mi escritora favorita).

    Ahora sí que me queda claro que es la entrega y como sueles hacer le das un giro total a su interpretación. Entiendo entonces que la entrega solo puede vivirse desde la plenitud y el amor a la VIDA y que cuando la estamos pasando mal no estamos precisamente en la mejor frecuencia (sufrimiento), así que sugieres que cambiemos el chip para poder conectarnos.

    Me gusta que la entrega solo pueda experimentarse desde ese “único modo”, desde el modo en que el campo lo ve. Me gusta también que desmitificaras al sufrimiento, al recordarnos que es otro concepto. Entendido, ahora hay que empezar a practicar. Gracias querida Ruth.

    Una felicitación especial a tu equipo de ilustradores, las imágenes siempre están en la misma sintonía con lo que escribes (es como si la imagen hablara lo que tu escribes). Ahora cuando recuerde que es la entrega, puedo imaginarme también a la muñequita caminando sobre un corazón, eso irremediablemente me conectará a ese estado de entrega.

    ResponderEliminar

  4. Querida Marcela.

    Gracias por tu comentario y por tu entendimiento. Efectivamente, así es, para entregarse no debe quedar sufrimiento sino estar en paz.

    Con este acto, ya está casi todo hecho.

    Afortunadamente, quienes me asisten en Cambio de Realidad entienden lo que quiero transmitir, por eso, todo va en la misma línea.

    Te doy las gracias en nombre de ellos por tu reconocimiento.

    Un fuerte abrazo siempre..

    Ruth M.

    ResponderEliminar