viernes, agosto 08, 2014

Podemos razonar desde la intuición.


Digamos que la mente es la conciencia enfocada en lo físico. Para que lo que la mente capta o nos quiera decir llegue a nosotros , esta necesita de un vehículo físico y de nuestros sentidos físicos. Ese es el cerebro. El cerebro nos hace de lector-traductor.


Por eso, cuando recibimos una información "extraña", no vivida, no contextualizada por la ciencia (nuestro actual lector de la realidad), el cerebro lo capta como información intrusa, a veces errónea y "enemiga" o incluso lo capta como información nueva y de cierto valor porque no lo ha entendido.
 Lo que ha hecho el cerebro es darle una forma conocida a esa nueva información, una forma que él ya posee en su contenedor y que ya conoce. Este acto es más común de lo que nos pueda parecer y realmente es bastante engañoso puesto que nos hace creer que sabemos algo nuevo y lo que hemos hecho es cambiar su forma y su contenido para que nos sea familiar y lo admitamos.

"No hay más ciego que el que no quiere ver", dice un dicho.

Por eso, entender cosas fuera de todo orden, fuera de los límites de esta caja o cuarto que es nuestro Universo físico no es cuestión de inteligencia, sino de conciencia.

Más arriba dije que la conciencia se transforma en mente enfocada en el mundo físico como canal de información. Cuando accedemos a ella, pasando por encima del filtro del cerebro, entendemos cosas más allá de cualquier límite físico como pueden ser nuestros sentidos físicos, propiamente dicho.

¿Cómo se hace?

Parece una contradicción pero se puede llegar a la conciencia por medio de la lógica, del razonamiento pero no del razonamiento científico sino del razonamiento coherente, fuera de toda ciencia, lo que yo llamaría el razonamiento intuitivo, que no es sino coherencia.


Lo tenemos al alcance de nuestras manos. Lo tenemos tan cerca que no lo vemos.

Voy a basarme en ejemplos reales, que yo estoy viviendo ahora desde que escribo, desde que doy conferencias y desde que me dirijo al otro. Tomaré el ejemplo de mi cuaderno y conferencia basada en el concepto de pareja titulado: ¿Por qué no funcionan las parejas? La relación entre la conciencia elevada y el concepto de pareja, por ser mi experiencia presente.

Lo que yo comento en ambos lugares es que la pareja como núcleo o base de la sociedad es un concepto, es una idea y que no es natural que nos juntemos en pareja tal cual hemos estado viviendo hasta ahora. Por supuesto que una relación entre dos personas puede existir fuera del contexto de pareja, relación mucho más pura y amorosa que la que hemos estado viviendo desde que atendemos a esos valores, desde hace varios siglos ya.

Esto es un ejemplo de lo que podría pasar con la mayoría de nosotros cuando esta información nos llega.

1. La pareja, tal cual la conocemos, no es natural. Es una relación que atiende a una idea. Este título lo vemos y nuestro cerebro se alborota porque no encuentra dónde meter esa información aunque sea para estudiarla y analizarla y decidir si es "buena" o "mala", es decir, correcta o errónea.

2. ¿Por qué hace eso el cerebro? Porque antes no nos hemos planteado esta cuestión. Hasta ahora hemos creído que no hay otra manera de vivir en sociedad, que no podemos elegir, que es natural y encima, que es la manera de expresar el amor. Por lo tanto, esta nueva información la metemos ya en la parte del "mal", de nuestro concepto social sobre el mal ya que nuestro concepto social actual de la pareja está basado en el concepto del "bien". Por eso, el cerebro no lo admite.

3. ¿Qué hace el cerebro, entonces? Puede hacer muchas acciones. Veamos algunas.

  • Rechaza inmediatamente esta nueva información y hace que nos enfademos.
  • Rechaza la información pero la deja entrar. Es cuando nos sentimos molestos por algo que creemos que nos está atacando. Con esta acción lo que hace el cerebro del individuo es reforzarse en lo que ya conocía bajo el acto de que ha analizado y estudiado bien esa nueva información entendiendo que no le es válida. Lo que ha hecho al dejarla entrar desde el rechazo es reforzarse dentro del cajón donde están los conceptos, en este caso, como el de pareja, familia, etc..
  • Le pica la curiosidad o le suena a esa "verdad" que tanto buscaba. Entonces, la deja entrar.
En este último caso, he visto que la mayoría de nosotros somos muy susceptibles de volvernos a confundir porque, creyendo estar entendiéndolo (lo cual no significa aceptarlo) el cerebro nos mete esa nueva información en el cajón que ya tiene y la traduce desde las creencias anteriores aunque el individuo cree y lo exprese como algo nuevo para él. (Esto es lo más común). 

Muy pocas personas lo ven claro enseguida y de manera súbita. Estas personas suelen sentir una apertura tal que saben que esa información no les entró por medio del cerebro, por medio del razonamiento científico sino por el razonamiento intuitivo. Lo sienten de manera corporal.

Eso les hace abrir un canal diferente, como un atajo por donde comenzará a colárseles información "nueva y diferente".. Es algo que no se puede explicar con palabras. 

Este razonamiento intuitivo choca con el razonamiento científico (histórico o de memoria) pues son dos idiomas diferentes y hablan de diferentes cosas aunque parezca que el objeto discutido sea el mismo.

En resumen, si queremos saber más allá de lo que nos cuentan o de lo que ya se supone que sabemos, debemos pasar por encima del cerebro físico y hacer uso del razonamiento coherente, el lógico intuitivo, lo que quiere decir que debemos conectar con la mente consciente, la que nos trae esa información desde la conciencia fuera de este marco físico. Desde que intentemos contrastar la información nueva con lo ya vivido, con lo ya sabido, con lo que dice la ciencia, con nuestras costumbres y valores heredados, etc... ya NO hemos hecho uso de ese razonamiento, el cual está a nuestro alcance siempre.

Y a lo mejor estábamos a punto de pillar algo por encima de toda cuestión aprendida.

Solo hay que confiar en uno mismo porque uno mismo es el "todo" también.

Además, no hay nada malo allá fuera como tampoco hay nada malo aquí dentro.

Gracias y disfruta.

Ruth M.








2 comentarios:

  1. Gracias x la claridad!
    Pude ver como mi mente busca informacion almacenada cuando veo cosas que antes no habia visto. Me paso viendo videos de humanos haciendo acrobacias extremas casi No humanas... una parte de mi decia SI y otra buscaba la trampa!
    Lo de la No Pareja tambien... una parte dice Si, es asi, lo siento, es mas logico... y otra tiene un susto barbaro! jajaja!
    Un abrazo Ruth!

    ResponderEliminar

  2. Estimada Mariana

    Yo me siento muy agradecida contigo por tu claridad al expresarte.

    El juego de la mente es diverso e incluso divertido. Hemos vivido así toda la vida.

    Si eres capaz de ver este juego desde fuera tal cual has detallado en tu comentario, ya no estás en el juego.

    ¡Enhorabuena por ello Mariana!

    Gracias por hacernos llegar tu experiencia.

    Un abrazo siempre

    Ruth M.

    ResponderEliminar