sábado, diciembre 28, 2013

Mis libros como muestra de mi "qué" que fue posible y ahora es realidad.



Sin necesidad de una energía extraordinaria, ya estamos en tan corto espacio de tiempo con la segunda edición de mi segundo libro "El dinero emocional" y todo gracias al boca a boca, la única difusión pura y coherente que conozco.

En estos momentos me encuentro escribiendo la segunda parte de la trilogía Cambio de Realidad, cuyo primer libro "Cambio de Realidad. Cómo se manifestó mi propósito" ha llegado al alma de muchos lectores, sobre todo a la de aquellos que ya decidieron "encontrar" y dejar de buscar. Por eso dediqué dicho libro a ellos.
Gracias a cada uno de ustedes por hacérmelo saber.

Ahora, mientras escribía, he dejado todo de lado al acordarme de "El dinero emocional" pues este libro no es sino un capítulo extraído con antelación de la segunda parte de "Cambio de Realidad" (la que estoy escribiendo en este momento) ya que el dinero fue la herramienta que me trajo a donde estoy ahora.

El dinero fue mi fin, mi meta, como el de todos y siguió siéndolo hasta que me di cuenta del error. Estaba dando círculos. ¡Todo era al revés!

El dinero nunca es un fin, como nada en esta vida es un fin, el dinero es un medio, como todo lo que hay en esta vida.

Todo en tu realidad es una herramienta, incluso el personaje elegido.

Cuando me di cuenta de eso, fue cuando comenzó a entrar dinero a mi vida, cuya fuente fue tan inesperada como mágica y lo recibí abiertamente mientras me decía en silencio:

"Ahora lo he entendido. Antes creía haberlo entendido. Pero no lo había hecho: es ahora cuando lo he entendido."

Esto no es transmisible por miles de libros y charlas que dé.


Es un cambio de postura emocional, de actitud y de comprensión ante la realidad que solo debe dar la persona misma, sin ayuda de nadie.

En este segundo libro cuento estos cuatro últimos años hasta hoy, desde que dejé mi profesión ideal con una mano delante y otra detrás para verme sin nada y comenzar a aprender.

Estoy haciendo un esfuerzo placentero para poder transmitir el qué hice y sentí y no el cómo lo hice. El lector encontrará un ejemplo para su propia vida a través de mis qués..

El cómo es dar el poder a otro, el qué es cuando tomas el tuyo propio.

 El cómo tienes que pagarlo porque te lo da otro; el qué es gratis porque está en ti.

Los cómos, las maneras de cómo llegar a algo, pueden ser necesarios en un momento puntual en la vida pero, por una suerte de magia, se convierten en una muleta y en el objeto de una búsqueda. Por eso, siempre estamos buscando y nunca encontrando.

Para entrar cómodamente en este nuevo paradigma, necesitas dejar los cómos atrás.
El anterior paradigma fue el paradigma de ellos: la religión, las filosofías de vida, la ciencia.
Estos son ejemplos de "cómos".

Todo lo que enseña  una manera de hacer las cosas fue y sigue siendo popular, llega a más gente y vende más. Por lo tanto, es lo que interesa en cualquier mercado pues este se mueve por dinero.

Nada ni nadie puede darte nada y cuanto menos, lo que no tiene ni ha experimentado ni es.

Eso es lo que transmitiré en mi ponencia en las próximas jornadas educativas "Educar para Ser": que hasta que no te preguntes todos tus "qués" no habrá "cómo" que valga. El educador, es decir, cada uno de nosotros, es el provocador del entorno mismo. Entonces, ¿cómo lo deshaces? Dándote la vuelta y volviendo a empezar porque tú mismo lo has hecho.

Nada de lo que digo en mis libros y en este artículo es importante para ti. En cualquier caso, lo sería para mí y para quienes están conmigo en Cambio de Realidad 

En cambio, aprovecho para decirte algo que sí pueda interesarte y es que todo es posible. Si tienes una idea o si tienes un deseo sin cumplir, hazlo, piensa en el qué (en el deseo en sí, en lo que tienes que hacer) y no pienses en cómo hacerlo.
Ve cumpliendo todos tus deseos, con imaginación.

Recuerda que en cualquier acto se requiere de una energía y esta siempre va donde menos esfuerzo requiera. La energía no piensa, solo fluye.

Por eso....

¡No es el cómo hay que hacer algo, es el qué hay que hacer!

Deja a la energía que piense por ti. Si tus palabras y tus actos están en línea con lo que sientes, tendrás lo que te propongas si te lo has imaginado antes.

Los sueños son a los soñadores lo que el propósito alineado es a los hacedores que lo imaginaron antes.

Los soñadores siguen soñando y los hacedores toman para sí lo que han hecho.

Gracias a todos ustedes, lectores de Cambio de Realidad.

Sigamos disfrutando.

Ruth M

2 comentarios:

  1. Gracias por tus artículos. Para mí son una palanca que me ayuda a mover mi gran roca que me aplasta, mi inercia, mi comodidad.
    Hoy, último día de 2013, te deseo un apasionante 2014.
    Josep B.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Josep.

    Gracias a ti por escribir aquí y por tu confianza.

    Esa roca no existe pero es verdad que a veces hace su función y como tal hay que tratarla.

    Valoro tus palabras y te deseo igualmente un período ligero de peso y excitante a su vez.

    Un abrazo

    Ruth M.

    ResponderEliminar