miércoles, diciembre 18, 2013

Los pensamientos al revés o desde la nada.


 Hace pocos años me di cuenta de que siempre es un momento dulce tanto para protagonizarlo como para disfrutarlo. Estemos donde estemos y nos pase lo que nos pase, nos encontramos ante un escenario abierto, siempre
en donde se te invita a cambiar de personaje y de rol, si así lo deseas y, por tanto, elegir lo que quieras.

Solamente puedes cambiarlo cuando te das cuenta de que eres un personaje. De lo contrario, solo podrás cambiarte de guion dentro del acto que estás representando. Es lo que otros llaman "elegir" cuando realmente has cambiado una interpretación de la realidad por otra, que te han dado otros siempre, pues nunca es la tuya porque la tuya no existe, es la del COLECTIVO.

Sé que suena a paradoja porque ahora mismo es cuando más se oye hablar de problemas. Realmente los hay si no atiendes a esa invitación.
Los problemas siempre han estado allí. Ahora tienes el poder de mirarlos desde otro lado, sentándote en la butaca como espectador. Antes, ni siquiera habríamos pensado en que existía el papel de espectador.

Muchos retos se presentan como problemas y en realidad no son ni lo uno ni lo otro. Aunque muchos toman los problemas como retos: ¡adelante entonces con los retos! 

En la nueva religión (ciencia y espíritu, nueva conciencia, despertar de la conciencia, etc.), se toman los problemas como pruebas:¡adelante entonces con las pruebas en la vida! Y habrá más, por tanto.

Siempre pensé que había nacido antes de tiempo. Nunca me cuadraron ni los disfraces ni la obra que se estaba representando en su momento, ni siquiera la mía propia. Ahora sé que nací justo cuando tenía que hacerlo pues tenía que hacer algo en este momento, ahora mismo y es lo que estoy haciendo.

Dar la vuelta a todo es dar la vuelta a todo. 

Si hasta ahora hemos atendido a ciertas cosas siguiendo una línea de pensamiento: la causa y el efecto, el problema y su solución, el por qué y el para qué,

¿por qué no cambiar nuestra interpretación de lo que ocurre para no crear más de lo mismo?

Cambiemos el orden, demos la vuelta a los conceptos y veremos qué pasa.

Si tomamos esa responsabilidad, tomaremos nuestro poder y solo en ese momento podemos elegir lo que queramos dentro de la variedad y posibilidades que la energía libre en acción, fuera de la conciencia colectiva, nos dará.

 Si no das la vuelta a todo, cambiarás de línea o guion en la obra si te esfuerzas para ello pero te llevas la mochila cargada de creencias de la anterior línea o guion que no te sirvieron en tu vida hasta ahora y que te llevaron a desear no estar ahí. Aún así, te vas con ellas.

¿Te suena esto a algo?

Es lo que estamos haciendo continuamente: crear cambios, mudarnos de casa, cambiar la manera de hablar, de pensar y cambiar de hábitos, seguir distintas corrientes que estén en boga, pero llevándonos los mismos conceptos y creencias con nosotros (el mismo patrón de información) porque aún no les hemos dado la vuelta o, no hemos interpretado la realidad desde la NADA, lo cual es PERCEPCIÓN.

A continuación te muestro varias frases de nuestros días con el fin de mostrarte cómo darles la vuelta y tomar la creencia al revés, acción que te lleva a tomar tu poder o a abrir ese canal de percepción que hace que sigamos confundiendo la interpretación de la realidad por la realidad misma.

1. La realidad es que hay una gran crisis y muchas personas no tienen mucho dinero.
1. a. Muchas personas no tienen mucho dinero y eso ha traído una gran crisis. Y siempre habrá crisis pues no tener mucho dinero viene de la conciencia de carencia o escasez y no de cómo esté el mundo.

2. Siempre pago yo cuando salgo con mis amigos porque ellos no cobran tanto dinero como yo.
2.a. Como ellos no quieren invitar o no tienen por qué hacerlo, pues consideran que no tienen el suficiente dinero para ello, no cobran tanto dinero como yo.Y yo, que necesito compañía, salgo con ellos.

3. Algún día haré ese viaje, que es mi sueño.
3.a. Como es mi sueño, algún día lo haré, es decir, no ahora ni en un futuro inmediato, algún día en un futuro porque es mi sueño y no mi realidad. Es decir, nunca lo haré.

4. Ahora no puedo hacer cambios en mi vida (lo que creo desear) porque mis hijos son aún pequeños.
4.a. Como no quiero ni me atrevo a hacer cambios en mi vida (o no estoy seguro de lo que quiero), mis hijos siempre serán pequeños. Cuando se hagan mayores, les haré falta por otras cuestiones o quizá tenga que cuidar a mis padres.

5. Cuando tenga independencia financiera, haré todo lo que me gusta porque tendré tiempo.
5. a. Como no sé lo que quiero y no sé qué hacer con mi tiempo libre (todos creemos saberlo pero nos ahogamos ante la eternidad cuando la tenemos delante), entonces me agarro a este concepto para no tenerla nunca y no tener que enfrentarme a mis miedos, que son lo mismo que mis deseos y sueños.

6. Cuando tenga dinero, asistiré a ese curso y/o seminario que va a cambiar mi vida. Ahora no me lo puedo permitir.
6.a. Como no quiero permitirme un cambio de vida pues no creo merecerla en el fondo y mi conciencia es de escasez y carestía pues ahora mismo, que es cuando el curso y/o seminario se imparte, no tengo ese dinero. Mañana tampoco lo tendré, está claro.

Y la rueda sigue dando vueltas.

Debo decir que estas frases son frases que he sacado de boca de personas cuyo entorno y circunstancias conozco y de otras personas desconocidas. Pero son vivencias tan universales que podría habérmelas inventado pues existen y que me valen de ejemplo, pues la misma canción lleva años sonando, sonando y sonando y así será siempre.

Por supuesto que no estoy refiriéndome a que alguien no tenga dinero en un momento puntual de su vida,  porque a todos nos puede ocurrir eso o ya nos ha ocurrido, o a que nuestros amigos estén pasando un mal momento y queramos darles todo lo que tenemos. No.

Me estoy refiriendo a situaciones que se prolongan en el tiempo. Todos sabemos de qué estoy hablando.

¿No te ha ocurrido a ti?

Lo mejor que puedes hacer por ti es detectar estas creencias en la gente de tu entorno. Cuando analizas a los demás, dejas el canal abierto y más cómodo para luego atravesarlo tú mismo y analizarte.

Es lo mejor que puedes hacer por ti y estamos en el momento más dulce para ello.
Si lo haces, el mundo se pone a tus pies. Te lo aseguro.

Por eso hemos nacido cuando hemos nacido y no lo hemos hecho en este tiempo para contemplar lo que siempre ha sido para actuar en consecuencia.

Y ahora lanzo lo que yo transmito: que tratemos de no interpretar nada pues, en la propia interpretación está la causa y su efecto: ella se abre en dos para poder SER en esta realidad.

Y para que nosotros la interpretemos. Recordemos que la realidad es siempre un número DOS.


Gracias y disfruta siempre.

Ruth M.

2 comentarios:

  1. Cuando te leí por primera vez algo resonó dentro, te seguí leyendo y entendí, hasta que un día "comprendí".
    Ahora leo esto y me doy cuenta que no entendí nada!!!
    Para tirarse de los pelos!!!
    Gracias Ruth

    ResponderEliminar