lunes, noviembre 04, 2013

La pared. ¿Cuál es el problema?



En la mayoría de las ocasiones, nos quedamos bloqueados ante una situación cuya causa "realmente no existe".
 Supongamos que estamos en el punto A y queremos llegar al punto B.

PUNTO A...................................... PUNTO B.

Ahora mismo debemos enfocarnos en que la "distancia" que recorre un punto del otro no tiene por qué ser un espacio, por lo tanto, no estoy hablando solamente de emprender un camino, de ir hacia una meta, aunque podría serlo.
Me refiero más bien a un estado emocional.

El punto A es el tono emocional en el que me encuentro y el punto B es el tono emocional que quiero tener.

-Puede ser que estemos preocupados, nerviosos por cualquier razón. Ese es el punto A.

-"Quiero tener claridad y paz". "Quiero resolver esta situación". Ese es el punto B

Ahora voy a mostrar dos tipos de obstáculos o problemas con los que nos podemos encontrar en el momento de querer llegar al punto B.

  1. La pared.
  2. No hay pared.
En el primer caso, nos encontramos con un obstáculo físico, material, que nos hace parar porque no podemos seguir hacia el punto B.

Podría ser, entre otros:
  • Falta de dinero aquí y ahora, en este mismo momento, para acometer algo. Está claro que nos falta algo que se puede tocar que es la moneda, el papel.
  • Que nos encontremos enfermos, por ejemplo o que hayamos tenido un incidente que nos haga tener que reposar. Está claro que es algo físico, que se puede tocar y que nos impide por un tiempo pasar del punto A al punto B.

Dentro de los obstáculos del caso 1 se encuentra cualquier obstáculo que se nos presente como una pared delante de manera que nos tengamos que parar, retroceder para hacernos una composición de la situación y poder actuar en consecuencia y poder salvarla para llegar al punto B. También podemos abandonar el intento de llegar a él. Es otra posibilidad y también está bien.


En cambio, en el caso 2, no hay nada material, físico que nos impida ir desde el punto A al punto B. 

No hay pared.

En este caso se encuentra la mayoría de lo que consideramos problemas.

Con lo que nos encontramos es con un concepto que tenemos sobre la realidad, por ejemplo:

  • "Cómo deberían ser las cosas".
  • Creer que lo que vemos no tiene solución pues la vemos como la realidad misma y no como una creencia sobre la realidad.
  • No ver ningún problema y optar por sufrir porque consideramos que así es la vida, con lo que ni intentamos ver cómo se puede llegar al punto B.
En este caso 2 se encuentran todas las creencias sobre la vida misma. Dentro de él encontramos frustraciones y problemas cotidianos que se dan en el entorno familiar, pareja e hijos, en el entorno laboral. En lo cotidiano.
Y, lo curioso de esto, es que NO HAY PARED. La única pared que existe es nuestro concepto sobre el problema mismo, el cual ha sido la causa del problema pero se presenta como una causa invisible pues viene dada como algo impuesto, la vida misma.
Si salvamos el concepto, pues este no EXISTE sino en nuestra memoria, el problema se diluye. 

Es tan fácil como eso.

Al final, te vas dando cuenta de que muchas personas no quieren soltar sus problemas porque lo que no quieren realmente es soltar su concepto sobre las cosas, sobre la vida misma, como si se fueran a quedar sin suelo donde pisar.

Quizá valga decir, a modo de ayuda, que el sueño o trance es este. Que aquí vivimos descontrolados pues somos marionetas de algo que no existe y que entendiendo y superando esto, tendremos control sobre nuestras vidas justo el que creemos tener cuando nos aferramos a conceptos que sencillamente, NO EXISTEN.

 La libertad viene cuando tomamos nuestro poder.

¡Bienvenida sea!


Gracias y disfrutemos.

Ruth M.


9 comentarios:

  1. Nada es por casualidad. Ayer sentí en mi corazón la esencia de la libertad. Por expresarlo con palabras. Andaba yo meditando sobre ello...sí, la libertad viene cuando sentimos nuestra autoridad interior, ninguna ajena, incluida Dios. Publicaba sobre esto una entrada en mi página... Nos aferramos al papel de víctimas y una creencia limitante nos hace aferrarnos a ese papel y a no querer volar....cuando ya no hay autoridad alguna externa....¿ Y ahora qué? ¿Quién soy entonces? ¿Qué hago si no puedo quejarme, culpar, etc...) Asusta, jajajaja Feliz día Ruth.


    Un fuerte abrazo.



    javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi por tu respuesta que aporta más luz a este post.

      Efectivamente, la libertad da miedo porque nos vemos de repente con una responsabilidad y con nuestro poder.

      Por eso a veces se opta por continuar en el patrón de víctima. Al menos, es un cuadro conocido y familiar.

      ¿Y ahora qué? Esa es la pregunta. Ya no puedes volver atrás.

      Un abrazo y te deseo feliz noche.

      Gracias siempre y sigamos disfrutando.

      Ruth M.

      Eliminar
  2. Me ha encantado Ruth, una manera sencilla y potente de explicarlo.

    ¡Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Pablo.

      Me alegra mucho saber que te ha gustado. Este post es de los que gusta a quienes amamos la libertad por encima de toda cuestión.

      No hay pared alguna.

      Un abrazo y disfruta siempre.

      Ruth M.

      Eliminar
  3. Genial Ruth, gracias a todo lo que nos regalas ( libros,posts y demás...) estoy pensando mucho y a la vez disfrutando... ver que todo es un sistema de creencias ha sido para mi muy revelador. Recuerdo cuando tenía 19 años escuché a una persona decir "la normalidad no existe, es una invención del hombre", eso me llamó muchísimo la atención y he pensado en ello muchas veces. Ahora más.

    Hace poco, pensaba que desde esta conciencia de escasez creamos los problemas para el sustento de otros, pues por poner un ejemplo, que me choca mucho, yo recuerdo que cuando iba al colegio si suspendías un examen o no realizabas alguna tarea eso tenía sus consecuencias y nada más. Ahora, exageramos la situación, los padres y la escuela, entonces es cuando metemos a especialistas por medio...ahí tenemos un sector en auge...y bueno todo es lo mismo, miedo al futuro, querer controlarlo todo sobre "cómo deberían ser las cosas" y es que además todos somos responsables, pues demandamos todo esto.

    Discúlpame si me he extendido, la emoción me puede, mil gracias!!!!

    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Susana.

      Es un placer leerte y entender dónde y cómo estás.

      Me ha encantado cuando dices que "es revelador saber que todo es un sistema de creencias".

      ¡Esa es la clave! Es tan sencillo como eso pero hay que verlo.

      Estás empezando a tener lo que yo llamo una comprensión vertical que es como percibir la realidad desde unas plantas más altas del edificio.
      Todo lo que queda por vivir es placer porque entendemos que podemos elegir.

      Puedes extenderte en escribir lo que quieras aquí. Esta es tu casa también.

      Un abrazo y mil gracias a ti por estar siempre aquí.

      ¡Disfruta!

      Ruth M.

      Eliminar
    2. Pues si, la comprensión aumenta, "sobrevivir" es un sinsentido para algunos por eso buscan y encuentran.

      Feliz día,

      Susana.

      Eliminar
  4. Olá, Ruth,
    Benditos posts que nos brindas.

    A vida é maravilhosa e a que disfruta-la ao máximo, cada minuto, dia, semana, mês e ano, tendo sempre presente que a divindade nós proporciona tudo no momento certo.

    A verdade é a minha religião e a liberdade o meu caminho.

    Obrigado por esteres sempre aqui.

    Resto de um dia FELIZ.

    António Silva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado António.

      Sí, la vida es maravillosa y cada día más en tanto y en cuanto nos permitamos elegir, ese es el poder y la libertad personal que nombras.

      Gracias a ti siempre por tu presencia.

      ¡Disfruta también de tu día, muy feliz!

      Un abrazo

      Ruth M.

      Eliminar