miércoles, octubre 23, 2013

El Ego y el Ser al 50 por ciento. El equilibrio

   Voy a denominar Ego a nuestra persona, a nuestra identidad en este cuerpo, con sus principios, experiencias, aptitudes y actitudes, a fin de cuentas: al personaje. Y voy a denominar Ser a nuestra persona también, a nuestra alma que ha creado al personaje, al muñeco que nos asiste aquí para ayudarse a expresarse en esta vida física.
El Ser habita en el Campo, en una vida donde no hay tiempo ni espacio. El "Ego" nace y muere en esta vida física, en este cuarto que es nuestra historia actual, en la Tierra aquí y ahora. Pero, la gran noticia es que los dos se encuentran a nivel del alma o mente subconsciente. Por lo tanto, los dos son la misma cosa.

Por lo tanto, el "Ego" es tan necesario como el "Ser" porque el uno no puede vivir sin el otro en este cuarto, aquí y ahora.

Con el surgimiento de la nueva religión nacen nuevos retos, expectativas y conflictos. Dicen que el "Ego" es mente y que dicha mente está programada por la historia de nuestra mente colectiva.

Bien cierto es pero, ¿no podemos desprogramarla nosotros mismos?
Aquí no hay reglas, excepto las que nos ponemos nosotros mismos.

No hace falta ninguna religión ni dogma para entender esto.

Al final, entendí que el equilibrio reside en que tanto el Ego como el Ser funcionen al 50 por ciento hasta completar nuestro UNO o cien  por cien de nosotros. Es decir, que se expresen a partes iguales durante nuestra vida.


Si lo pensamos con sinceridad, es bastante lógico.

¿Por qué íbamos a tener un Ego que es nuestro enemigo? ¿Quién nos ha metido el Ego aquí dentro?
¿El demonio?

Y ¿Qué es el Ser? ¿Nadie se ha parado a pensar que pueden ser la misma cosa con distintas funciones pero complementarias?

El Ser tiene "más información" o puede tomarla cuando quiera del Campo o de su identidad superior porque el Ser también tiene una identidad superior o conciencia superior, su propia Fuente que emana del Campo. A esta identidad yo la llamo la totalidad.

El Ego ha sido parido por el Ser por lo que el Ego tiene que vivir a imagen y semejanza del Ser. Lo que ha pasado es que el Ego ha tomado rienda suelta en esta película, creyéndose el protagonista, haciendo su papel de malo y, lo que impera en nuestros días y que es más grave, si es que hay algo grave, haciendo el papel de bueno, separándose del Ser, cuando son la misma cosa.

Ahí reside el error.

A continuación pondré unos cuantos ejemplos que ahora se me ocurren en los que el Ego funciona a un porcentaje mayor de ese 50% tan deseable. Son estos, entre otros:

  • Ser altruista. 
  • Creer que existe el concepto de buena persona, buen padre, buen hijo y mejor amigo. 
  • Hacer el papel de humilde. (Eso que siempre se ha entendido por humildad)
  • Describirse a uno mismo sin ser preguntado antes haciendo uso de tópicos, como: estoy felizmente casado, mis hijos son mi vida, yo lucho por ellos, etc. En el fondo, a nadie le importa oír eso, excepto a otro Ego funcionando en porcentaje más alto que ese 50% deseable.
  • Conformarse con poco sabiendo que se puede disfrutar de mucho más.
  • Rechazar los placeres del cuerpo: sexo, comida, bebida, olfato y más, etc.
  • Retirarse del mundo social para buscar la soledad más tiempo de lo deseable.
  • Hablar de lo que no se ha experimentado como si lo hubiéramos vivido alguna vez. Por ejemplo, hablar del amor, sobre todo añadiendo el atributo de "incondicional" (como si hubiera condición en el amor), de dar más que recibir, etc... Y muchas más cosas..... Es decir, recitar frases tópicas que siempre han funcionado y que hacen estremecer al resto de Egos que se encuentran funcionando en un porcentaje más alto que ese 50% deseable.
Entiendo que el lector está entendiendo que yo no estoy diciendo que funcionar con el Ego por encima de ese deseable 50% sea malo.

 Lo que es malo, si es que hay algo que lo sea, es que quienes están funcionando así la mayor parte de su tiempo, "crean" que eso es bueno.
Ahí reside el desequilibrio.

Ahora pondré ejemplos del caso inverso, en el que el Ser funciona por encima de ese 50% deseable frente al Ego:

  • La mayoría de los casos de trastornos mentales. En estos casos, se ha asfixiado al Ego, el cual no puede expresarse.
  • Depresiones, etc.
  • Estar mirando a un punto en la pared, siempre atendiendo al momento presente y quedar maravillado por cualquier cosa que no sea la experiencia física, siempre sonriendo.
Después de estos dos casos, sobra decir que en ni en uno ni en el otro, funcionamos en equilibrio. 

Las nuevas tendencias nos hacen ver que el caso primero, el del Ego por encima del Ser es lo bueno.
Es lo que llaman "La nueva era", "El despertar de la conciencia", etc. cuando realmente se está consiguiendo un desequilibrio más entre Ser y Ego empujando la balanza hacia el agotamiento físico y emocional del practicante, deterioro, creando conflictos "inexistentes" que nuestros abuelos no sufrieron jamás porque nunca oyeron hablar de tales cosas....

Por ahí no es la salida.

Siempre me acuerdo de unas palabras de Eckhart Tolle, autor del libro "El Poder del Ahora" quien cuenta que después de una experiencia energética brutal o expansión de su conciencia de manera no volitiva, estuvo dos años sentado en un banco de la ciudad de Londres en calidad de mendigo, viendo sencillamente pasar a la gente.
Ese fue su porcentaje alto de Ser... Su ego estaba aprisionado. No sabía cómo expresarse.

Un día se dio cuenta de que él había venido a este mundo aquí y ahora en calidad de Maestro espiritual para Occidente.¿?
Ahí fue cuando unió el Ego con el Ser.
Y depende de él de mantenerlos en equilibrio siempre, como depende de cada uno de nosotros mantener el equilibrio entre nuestro Ser y Ego porque son la misma cosa.

Esto es una interpretación mía sobre su historia, de la que me valgo ahora para hacerme entender.

Con el Ser a más de un 50 por ciento funcionando por encima del Ego no se puede expresar nada en esta vida física. Serás un mendigo viendo pasar la vida, intentando no comer ni beber como si comer y beber fuera malo. ¿Por qué no se intenta dejar de respirar, a ver qué pasa?

Espero que este ejemplo te inspire para tu equilibrio.

Tanto Ser (alma) como Ego son la misma cosa. Esa es la coherencia: el número UNO... Y el equilibrio entre los dos le dará paso a que tu vida sea plena.

Por eso siempre digo que TODO ES AL REVÉS de lo que creemos.



¡Muchas gracias y sigamos disfrutando.!

Ruth M.

.


2 comentarios:

  1. El pasado jueves decía a compañeros de viaje que en estos momentos de apertura del corazón (más bonito para mí que despertar de la consciencia) se está demonizando mucho al ego. ¡Bendito ego! compartía. En el libro El Maestro del Corazón, su autora, Annie Marquier, hablando de él, dice: ¡Viva el ego!. Y ya no digo na más...;) Gracias. Sabes me encanta tu sentir (TU, TUYO). Besos Ruth.

    Con amor y humor,

    javi


    Javier Cañas Belmar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Javi

      Sí, así es. Se trata siempre de dar la vuelta a todo y así empezamos a sospechar que nada es verdad ni real.

      La razón te dice que es imposible que haya algo en nosotros que no esté sirviendo para nuestro propósito como especie y el ego es una de ellas.
      ¡Nos encanta buscar enemigos donde no los hay para dar respuestas a lo que consideramos como distorsión o malo!

      Yo también grito ¡Bendito ego! Porque es sagrado y único.

      Gracias siempre por estar ahí.

      Muchos besos para ti también.

      Ruth M

      Eliminar