viernes, julio 12, 2013

¿Por qué parece que las cosas no nos salen?

 
 Cuando comenzamos con interés y emoción a optar por un cambio de vida, comenzamos entonces una limpieza interior. Por todos los sitios se dice que para cambiar de vida tiene que haber un cambio interior. Ya estamos hartos de oírlo.

Nos analizamos, tratamos de "cambiar creencias", observamos allí dónde tenemos conflictos y de esta manera, empezamos a limpiarnos por dentro. Es un proceso que a veces no se presenta fácil y en el cual nos encontramos con muchos obstáculos. Aún así, seguimos adelante.

¿Por qué, entonces, si estamos haciendo lo que tenemos que hacer, no nos salen las cosas?

Debo decir que tanta literatura sobre desarrollo personal ha entorpecido esta labor que el ser humano hace incluso de manera inconsciente, como la digestión.

No solo se trata de enfocarte en algo y de cambiar creencias (las creencias no se cambian así como así) y cuando cambias una creencia, tomas otra, normalmente la opuesta, lo cual quiere decir que no se ha cambiado nada.

 Nunca te quedas en el punto de en medio, porque eso sería elevar el porcentaje de conciencia y aún estamos aquí, con nuestra percepción horizontal.  Tomamos una creencia opuesta a la que teníamos pero no nos damos cuenta de que la estamos tomando desde la misma emoción (tono emocional), por lo tanto, el cambio que estamos realizando, no es tal cambio.

 Voy a poner el ejemplo de cuando hacemos una limpieza a fondo en casa, como si esta fuera la limpieza interior que estamos llevando a cabo en nuestras vidas.

 Cuando te propones limpiar tu casa a fondo, lo tomas con muchas ganas, pero luego te vas encontrando con cosas que ni sabías que tenías ni para qué servían: muebles inútiles, trastos, objetos innecesarios e incluso obscenos y mucho polvo.  Ahí es cuando te entretienes, preguntándote si algún día ese trasto te vendrá bien, si algún día te arrepentirás de tirar esas fotos de la comunión de un primo lejano que no sabes ni cómo se llama, etc..

En este punto del proceso, nos vamos agotando pero tenemos que seguir porque no podemos vivir con todo tirado por los suelos.
Ya que hemos movido algo, vamos a colocarlo en su sitio o vamos a tirarlo.
Es ahí el momento en el que flaqueamos. Nos vemos con mucha porquería y no sabemos por dónde empezar.

De repente, surge un imprevisto en nuestras vidas que desvía nuestras fuerzas e intenciones hacia otro lado y entonces, nos vemos obligados a dejar la limpieza que ya hemos comenzado, sin acabar.

Cuando todo se soluciona y vuelves a casa, ni te acuerdas que lo habías dejado todo tirado y casi no quieres ni entrar en ella cuando ves el escenario tan desordenado que se te presenta ante tus ojos.

 Al final, como hemos perdido el tono emocional que nos llevó a hacer la limpieza, resulta que acabamos dando por concluida la gran limpieza, colocando de nuevo los muebles en su sitio y tirando algo de lo que vemos por ahí encima, como para quedar bien con nosotros mismos.

Sin embargo, en nuestro interior sabemos que no hemos concluido con ella.

Comenzamos a vivir con esa carga.

Esto se parece al cambio de vida. Se empieza pero no se termina. Realmente no hay un final porque siempre estamos moviéndonos pero para poder colocar un mueble nuevo en el salón, tienes que tirar el viejo.
Es como cuando quieres tener un desapego total con el dinero (¿realmente hay desapego a algo?) y resulta que te autoengañas no tocando tus ahorros por si acaso. En el fondo, sabes que estás jugando a dos cartas. Es el miedo y la falta de criterio lo que nos paraliza.

Y, a decir verdad, yo creo que nada sea tan importante, ni la limpieza, ni el cambio ni nada.

 Se puede vivir con la casa llena de trastos, se puede vivir con dinero debajo del colchón mientras intentamos ser ricos, se puede ser incluso feliz ante un escenario horroroso pero todo esto se puede hacer cuando realmente sabemos que lo estamos eligiendo. Somos libres. No dejemos que tanta literatura entre en nuestras vidas. Que entre y que luego salga porque podemos elegir vivir como nos dé la gana .

Entonces, las cosas no nos salen porque nos sentimos mal por no hacer lo que nosotros mismos nos hemos propuesto. ¿Para qué nos proponemos algo? Vivamos sin más.
Y todo se va colocando, pero tienes que dejar que se coloquen (ahí está tu trabajo, sencillamente, dejar que las cosas sean).

Consigues más plenitud viviendo el momento presente, tal cual estás, que apuntándote en una agenda un plan a llevar y luego sentirte mal porque te has topado con tu enemigo: tú mismo.
Y nos creemos que nuestro peor enemigo somos nosotros mismos, que es lo peor.
¡Menuda creencia más absurda! ¿No?

¿Por qué no tomamos otra que diga que nuestro mejor amigo somos nosotros mismos y que no hay nada malo ahí dentro?

¡Menudas trampas nos venden y tomamos como nuestras para aplazar el placer que podemos disfrutar ahora para más adelante!


Gracias y disfruta.

Ruth Morales


21 comentarios:

  1. Vaya Ruth, si que me has dado una sacudida de las buenas!! Gracias
    Esto me encanta, y procuro llevarlo a cabo; "Consigues más plenitud viviendo el momento presente". Y créeme que salga de mi casa disfrutando el día, pero al llegar al trabajo;
    Pero dime por favor cómo hago para no sentir miedo en MI AHORA, pues en este AHORA, hay problemas económicos en el negocio, si eso es lo que veo y vivo todos los días? Gracias.
    Leticia HF

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Leticia.

      Encantada de verte por aquí. Me alegro de tu apreciación y te doy las gracias por ello. Quiero contestar a tu pregunta de una manera detallada porque, además, tocas una situación universal que le pasa a todo el mundo.

      Ahora mismo te respondo que el miedo es parte del proceso y es necesario, pero permíteme darte una respuesta más amplia desde un post que tú me has inspirado escribir, si no te importa.

      Lo que sí quiero añadir ahora es que hay algo vital que no debemos olvidar y que traté en los dos libros que he escrito: Cambio de Realidad y El dinero emocional.

      Venimos a este mundo con el derecho a la comida, la bebida y al abrigo (techo). Con estos conceptos interiorizados, el miedo se transforma y te deja ver más allá de la neblina de los problemas económicos que se están viviendo.

      En el post que publicaré explicaré esto más extensamente.

      Muchas gracias por tu confianza.

      Un saludo

      Ruth

      Eliminar
  2. "...dejar que las cosas sean". Esta frase lo resume todo, querida amiga.Me encanta -ya sabes- estas vueltas de tuerca tuyas; mis vueltas a la tortilla :. Palabras que son como una espada directa a la yugular ;.Leer tu artículo me ha recordado un cuento maravilloso que sería mi sentir al respecto:

    EL PROBLEMA

    Cierto día, en un monasterio Zen, se encontraron con la muerte de uno de sus guardianes y fue preciso encontrar un substituto. El Gran Maestro convocó a todos los discípulos para determinar quien sería el nuevo centinela.
    El Maestro, con mucha tranquilidad y calma, dijo:
    “Asumirá el puesto el primer monje que resuelva el problema que voy a presentar.”
    Entonces colocó una magnifica mesita en el centro de la enorme sala en que estaban reunidos y encima de ésta, colocó un jarrón de porcelana muy caro, con una rosa amarilla de extraordinaria belleza en él y dijo así:
    "¡Aquí está el problema!”

    Todos quedaron asombrados mirando aquella escena: un jarro de extremo valor y belleza, con una maravillosa flor en el centro. ¿Qué representaría?, ¿Qué hacer?, ¿Cuál es el enigma?

    En ese instante, uno de los discípulos sacó una espada, miró al Gran Maestro, y a todos sus compañeros, se dirigió al centro de la sala y ¡Zas! … destruyó todo de un solo golpe.

    Tan pronto el discípulo retornó a su lugar, el Gran Maestro dijo:

    “Usted será el nuevo Guardián del Castillo”.



    Francisco Javier Cañas Belmar. Un fuerte abrazo Ruth.

    Con amor y humor,

    javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.

      Me siento muy agradecida por tus palabras. Efectivamente, este cuento es simbólico y tiene mucho que ver con que "todo es al revés" o "dar la vuelta a la tortilla", jajaja. Es tan obvio, que no se ve.
      Gracias por este cuento.

      Un abrazo

      Ruth

      Eliminar
  3. Gracias Ruth, yo encantada de leer tus post, y si de algo sirven mis comentarios, de mis dudas o problemas, para ello, me gustará ser un granito de arena, para retribuirte aunque sea un poquito de lo que tú nos ayudas y compartes!
    Te doy un abrazo.
    Leticia HF.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno todo lo que dices!!!

    Esta mañana estaba pensando en este post que leí ayer, pensando en "el cambio".
    Claro, si queremos cambiar es porque hay una no aceptación en algún sentido y así nos vamos creando todas esas cargas.
    Hace una semana me asusté un poco cuando mi hijo me preguntó ¿Mama crees que estoy cambiando? (lo dijo porque hay ciertos aspectos escolares que no son satisfactorios). A lo que le respondí que él no tenía que cambiar nada, que él era pecfecto tal y como es y con un potencial enorme, otra cosa es la actitud y disposición al trabajo diario, pero que eso no le califica como el ser humano y perfecto que es.

    Creo que en cierto modo vamos acumulando experiencias que nos condicionan mucho.

    Me gusta más el término evolución a cambio.

    Muchas gracias Ruth, estoy disfrutando y aprendiendo mucho con todo lo que nos das.

    Susana

    ResponderEliminar
  5. Hola Susana.

    Muchas gracias por tu comentario. Coincido contigo en que el término "cambio" no es el adecuado. Yo no lo suelo usar porque supone un "no querer aceptar lo que eres o lo que existe" para provocar otra cosa en tu vida. Pero es un término que se adapta bien a la conciencia colectiva en este momento. Incluso no me inclino por "evolución" porque este término también parte de un escenario "inferior" para poder "evolucionar".

    Yo los sustituyo por "reconocimiento", es decir, darte cuenta de quién eres. No hay cambio, no hay evolución, hay un reconocimiento, un volverte a conocer y a partir de ese momento es cuando se produce el supuesto "cambio" o "evolución"..

    Pero lo que he querido transmitir por medio de este post es lo que tú has sentido: que ya está bien de tantos planes, de tantos objetivos, de tanto observar "lo que han hecho los otros" y comencemos a analizarnos a nosotros mismos y a vivir el momento presente en donde estemos, aunque no nos guste.

    Esto hace que las cosas se muevan..
    Sencillamente, dejar que las cosas sean.....

    Muchas gracias por tu presencia aquí, Susana.

    Un abrazo

    Ruth

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leer tu artículo. Es exactamente el mensaje que intento dar desde que me dedico al Coaching y trato con mis clientes el asunto del cambio. Ellos lo desean y lo buscan con toda su alma... el primer mes. El hecho de trabajar con ellos la paradoja que el cambio real, que el abandono de la zona de confort actual está en la búsqueda de la zona de confort que valga para cada uno en cada momento, hace que los procesos vayan a velocidad de vertigo.

    Pero incluso yo, tan acostumbrado a trabajarlo con los demás, reconozco que a mi mismo hay veces que no me lo aplico, por desgana o despiste. Hoy he visto ese reflejo mio, ese espejo desde tu artículo, que me ha hecho verlo mucho mas claro, repito, para mi mismo. Un millón de gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola José.

    Agradezco y valoro mucho tu comentario. Al final, estás transmitiendo tu propia experiencia, al mismo tiempo que me estás devolviendo lo que es la mía, no solo lo que yo he experimentado sino lo que veo en los otros.
    Me alegro mucho por ello.
    Por eso me ha gustado mucho y lo valoro.

    Muchas gracias a ti por tu confianza y por tu regalo.

    Un saludo.

    Ruth

    ResponderEliminar
  8. Leer tanta literatura, o libros de "autoayuda" al final lo que hace es CONFUNDIR más a las personas, porque todo su refrán tiene su contrarefrán, y en ésto como en todo encuentras una receta y después la contraria, uno dice una cosa y otro la contraria, unos dicen que hay que actuar y otros que hay que dejar.. y así hasta no terminar.. quizás como dices es mejor no saber nada o no hacer nada o no buscar nada... porque después te preguntas para qué tanto conocimiento contradictorio?..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.

      Totalmente de acuerdo. Al final, volvemos al origen: Todo es lo mismo: se diga algo o se diga su contrario, es lo mismo. Se trata de salir del juego. Aunque, a decir verdad, a veces es necesario como paso previo del autoreconocimiento. El confundirnos es buenísimo. Nos hace reflexionar y pararnos y mientras estamos parados, las cosas se van colocando: estamos dejando que sean...

      El conocimiento siempre será contradictorio porque pertenece al mundo de las creencias. No hay un conocimiento sin que aparezca su contrario, (tarde o temprano aparece)

      Gracias por tu comentario.

      Disfrutemos mucho

      Ruth

      Eliminar
  9. Buenos dias Ruth!, ¿de verdad CREES que cambiando tus creencias puedes cambiar la realidad?, haciendo un esfuerzo máximo de voluntad y dedicándote totalmente a la tarea nada fácil a lo sumo podrias cambiar algunas pautas o patrones de tu comportamiento o forma de ser y con suerte romper tu jaula mental - lo que hará que muchos más te vean raro porque no eres como el resto de la manada- pero eso no cambia el mundo, o el sistema tan..... que tenemos, por no hablar de la forma de ser egóica y condicionada de las personas, más acusada si cabe en un sexo que en otro...

    ResponderEliminar
  10. Hola Anónimo.

    Yo no CREO que cambiando las creencias se cambie la realidad. De ahí viene mi proyecto Cambio de realidad. Lo he dicho en el post, cuando cambias una creencia (se puede cambiar, aunque no es sencillo) tomas otra.
    La nueva creencia adoptada puede ser diferente a la anterior o incluso puede ser contraria a la primera pero realmente, aunque se haga, seguimos en el SISTEMA DE CREENCIAS que se necesita para vivir aquí.
    Seguirá habiendo mucha literatura sobre este tema pero no he visto por ningún lado que se diga claramente que para CAMBIAR o EVOLUCIONAR (que nos encanta este término)solo hay que ENTENDER que vivimos en un mundo de creencias. Las tomas o las dejas, pero sigues en el juego.
    El mundo solo cambiará a "mejor" cuando un número suficiente de gente (algunos científicos hablan de cierto porcentaje) ENTIENDA que estamos en un sistema de creencias. Ahí es cuando se cambia la Realidad.

    Sin embargo, y ahora te contesto a ti, Anónimo, eso solo se puede hacer de uno en uno. Uno a uno somos el mundo y el sistema somos nosotros, nadie nos lo ha impuesto, somos nosotros. De ahí que uno a uno, de manera individual PUEDE hacer que la realidad sea otra, cuando lleguemos a ese porcentaje que ya la ciencia ha medido.
    Repito, solo hay que ENTENDERLO.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Disfrutemos.

    Ruth


    ResponderEliminar
  11. Hola Ruth, soy anónimo (no me gustan las etiquetas).

    Muchas gracias por tu respuesta Ruth, eres muy amable.

    Sobre la respuesta que me has dado sobre mi comentario de ayer, en la que finalmente dices: " las cosas se van colocando: estamos dejando que sean..." .. ésta afirmación la he leído también en algunos sitios, creo que podria ser verdad ya que cuándo persigues algo parece que no lo consigues, y creo que va por ahí tu respuesta, realmente tu también piensas que es realmente así, es decir que sin hacer nada todo va encajando??.

    ResponderEliminar
  12. Hola anónimo.

    Sí, pienso que realmente no hay que hacer nada cuando no se sabe qué hacer o cuando estás ya frustrado después de tantos intentos de llegar a algún objetivo, sin recoger ningún fruto. Cuando no haces nada, es cuando las piezas empiezan a encajar en tu vida.

    El obstáculo viene cuando eso que nos hemos imaginado "no está en nuestra línea de vida". Digamos que puede estar muy lejos, entonces eso que habías querido en algún momento del pasado no se te manifiesta en tu vida aunque practiques el "no hacer nada".

    Cuando sugiero que "no hay que hacer nada" vale para cuando realmente "se está dispuesto" a seguir la corriente o, lo que es lo mismo, a aceptar las señales.
    Esta entrega no es muy común porque siempre dejamos una puerta abierta por si acaso, ya que no nos lo creemos del todo. Algo nos dice en nuestra cabeza que "no podemos estar sin hacer nada". Esto es una creencia de nuestro entorno cultural y sobre todo, es una creencia que se ha fortalecido en estos tiempos en los que la literatura sobre desarrollo personal está en su máximo apogeo.

    Espero haber respondido a tu pregunta.

    Muchas gracias por tu confianza y tus palabras.

    Un saludo y disfrutemos

    Ruth

    ResponderEliminar
  13. Hola Ruth, no sólo me has respondido la pregunta, sino que además lo has hecho de forma extraordinariamente clara, y te felicito por ello. Es cierto cuánto dices porque si hay muchos libros de literatura del "éxito" sobre todo de escritores o afamados norteamericanos que insisten demasiado en el tema de objetivos, metas... lo único que han creado es una sociedad hiper-artificial y estresada, se ha perdido la naturalidad de antaño, si ya hasta los jóvenes para buscar pareja ahora leeen libros de "seducción", cuándo la atracción es algo natural como la vida misma.. Creo que estamos todos un poco locos en un sentido u otro por tanta invasión informativa, pero otros no un poco, sino locos de atar.. y es verdad lo que dices cuesta mucho dejar hacer sobre todo porque siempre existe alguna resistencia interna que se agudiza más cuándo con el correr del tiempo no ves cambios o señales... Muchas gracias por tu magnífica aportación, y como sueles decir: disfrutemos.. Un abrazo anónimo.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias anónimo por tu reconocimiento y aportación.

    Sigamos disfrutando.

    Un saludo.

    Ruth

    ResponderEliminar
  15. Que bien.....un reconocimiento, un volverte a conocer.

    Esto me aporta claridad, gracias y un abrazo muy fuerte.


    Susana

    ResponderEliminar
  16. Siii, todo ésto suena muy bonito, pero la realidad es que no haciendo nada no ocurre nada, sin acción no hay resultado, sentadito en casa se está muy agustito pero nada sucede créanme que lo he comprobado.., ni el dinero entra por la ventana ni nada de nada, salvo que alguien temga una lámpara mágica y yo ni me haya enterado.. Saludos de un realista, Gabriel

    ResponderEliminar
  17. Hola Gabriel.

    Muchas gracias por tu comentario. Realmente todo este tema es mucho más sutil que lo que estamos exponiendo. Es una cuestión de vibrar en una frecuencia en la que la acción emocional-mental es más potente que la física, pero esto es difícil, por no decir casi imposible, de explicar en un post. Cada uno trae consigo su memoria, su entendimiento y su enfoque.

    Por lo tanto, así se manifiesta en sus vidas.

    Gracias por tu aportación, siempre.

    Un saludo afectuoso

    Ruth

    ResponderEliminar
  18. Hola yo tbm tengo esa impresión que las cosas no se dan. He realizado limpieza en todos los sentidos

    ResponderEliminar