miércoles, junio 19, 2013

El conocimiento sí ocupa lugar.

    
   Si has leído el libro "Cambio de Realidad. Cómo se manifestó mi propósito" de Ruth Morales, del que soy protagonista, habrás podido comprobar cómo yo poseía antes una mente técnico-obrera aunque, a decir verdad, de una manera bastante ligera en comparación a lo que abunda.

  Esta mente es la mente del 99 por ciento de la sociedad, pues es la mente hija de la conciencia de escasez, que es la conciencia (percepción) con la que hemos venido viviendo hasta nuestros días: la misma que te lleva a luchar por la vida, a competir, a prepararte a fondo pues la vida se te presenta escasa y difícil. Esta carrera es la carrera de la vida por un puesto de trabajo seguro, una situación social segura donde acampar y para ello, nos preparamos, estudiamos, (unos más que otros), cada uno en su medida.............. ¿A que te suena familiar?
  
   Si sabemos más sobre algo, si somos especialistas en ese algo, mejoramos esa especialidad con cursos, máster y talleres para poder ascender en la empresa donde estemos trabajando. Algunos llegan a acceder a altos puestos para grandes empresas. Todo esto está bien, ¿verdad?

   Pero realmente, todo esto está reñido con la libertad y con la abundancia. Aunque tengas un alto puesto en una gran corporación, estás atrapado. Puedes ganar mucho dinero a cambio de tu tiempo. Puede que disfrutes de tu trabajo pero puede que tu vida familiar sea un desastre. ¿Por qué tendría que ser así? Y ahora viene la gran pregunta:

¿Por qué no se puede ser feliz en todas las facetas de la vida teniendo una mente técnico-obrera ? 

   Porque esta mente se sustenta en el miedo, en la escasez y, aunque nades en la abundancia, tu miedo se deja ver en otras áreas de tu vida, por ejemplo, el miedo a estar solo, entre otros y más cosas que no vienen ahora a cuento pero que cada uno conoce de sí mismo de una manera intuitiva.

   Al final, acabas trabajando para aquel que tuvo UNA IDEA y que, para ello, no se tomó el tiempo que tú te tomaste. Lo único que tú hiciste fue prepararte para trabajar para él.

   La mente emprendedora no es justamente la mente del que emprende, aunque su nombre parezca indicar eso. Normalmente y muy frecuentemente, el que emprende también se prepara y funciona a partir de su mente técnica-obrera para servir al sistema.
   En cambio, la mente emprendedora es una mente visionaria.  De esta mente hace uso solamente  ese 1% de la sociedad que resta. Es una mente libre, que se inspira de la Fuente y que toma de ella toda la información que necesita en un momento dado. Por eso, es la mente de quien no necesita prepararse, de quien ha entendido que el conocimiento sí que ocupa lugar, obstaculizando su intuición e inspiración.

Es una mente que deja pasar información nueva y que está conectada con el Campo, en donde todo existe ya como posibilidad.

   Mientras que el que posee la mente técnico-obrera está inmerso en los asuntos terrenales, en los conocimientos que tiene y los que va a adquirir porque cree que le hacen falta, el de la mente emprendedora está teniendo visiones, muchas de las cuales no puede siquiera explicar pues quizá aún no es el momento de que se hagan realidad aquí y ahora.

   Es un visionario y es quien está por encima de todos, quien ha subido un par de plantas del edificio mientras que los de la mente técnico-obrera permanecen entretenidos en la calle, inmersos en su lucha.

  Por ello, si realmente deseas dar con una idea genial, una visión, te diré que EL CONOCIMIENTO SÍ OCUPA LUGAR.

   Esa es la primera ley para entender la mente emprendedora, la visionaria, de quien está conectado a la Fuente, que es donde reside un poder sin medida.

   Si algo te está diciendo en tu interior que estás a punto de pillar ALGO, deja de buscar y comienza a confiar y dejar que las cosas sean. Verás lo que ocurre.

NOTA: Si no has leído la última publicación del apartado "Incoherencias" por Ruth Morales, de Una Nueva Realidad, pincha aquí y lee Aprender chino.

Gracias por haberme leído y por haber disfrutado.


Rebeca.
Ex mente técnico-obrera.



1 comentario:

  1. "El conocimiento si ocupa lugar"
    Esto me recordó un fragmento de Thoreau

    Los hombres afirman saber muchas cosas;
    las artes y ciencias como alas tomaron
    con otras mil nuevas que aplicar quisieron,
    y después, lo poco que aprender lograron
    es que el viento sopla, y pasa ligero.

    Saludos afectuosos Ruth!

    Leticia HF

    ResponderEliminar