miércoles, abril 10, 2013

Tú tienes algo único que hacer aquí


     Ya no existen los objetivos de vida. Ellos pertenecen al antiguo paradigma. Paradigma es un término cuyo significado es sistema de vida, sistema de creencias en el cual los seres humanos se desarrollan y viven.
En el antiguo paradigma reinaba la competencia, la lucha y por tanto, los retos y objetivos.

Vienen buenas noticias. El nuevo paradigma de vida, con sus nuevas creencias, no es una entidad que alguien nos impone. Ya somos capaces de entender que es un sistema de vida que estamos creando desde nuestras entrañas, de manera inconsciente la mayoría y de manera consciente esa minoría que lo hace en silencio, necesaria para que cualquier trance tenga lugar.

   Los más sensibles y con cierta dosis de empatía vienen viviendo desde hace bastantes años ya las características del nuevo paradigma pero hay quienes aún están confusos porque no entienden "qué está ocurriendo".
Las siguientes características que te expongo a continuación, son las que ya debemos estar sintiendo; en caso contrario, nos tenemos que ceñir a ellas para provocarlas en nuestra vida si es que no las sentimos de una manera intuitiva:

  • Se impone la creatividad frente a la competencia.
  • Por tanto, es el individuo quien actúa y no el grupo de individuos que se agrupa para una misión.
  • Ya no luchamos. Ahora nos servimos a nosotros mismos.
  • Por tanto, no hay sueños por los que luchar. Tú eres consciente de que provocas tu realidad.
  • No hay objetivos que plantearse. Hay un propósito que hacer.

  Se podría seguir escribiendo y escribiendo pues todo el antiguo orden se transforma en otro nuevo, lleno de caminos aún por transitar y de ideas que piden a gritos ser realizadas.
Cada uno de nosotros tiene algo que hacer. Ese algo no es imitar a otros para conseguir lo que otros han conseguido.

Tú tienes algo único que hacer aquí.

¿Conocen a alguien que haya conseguido sus objetivos? Si la respuesta es afirmativa, ¿mantiene esa persona un estado de flujo, de no lucha? Entonces no era un objetivo, era su propósito y él o ella lo sabe. Recuerda: su propósito no es el tuyo. 

¿A cuántas personas conoces marcándose y escribiendo sus objetivos, defendiendo con orgullo que están luchando por ellos?

Reflexiona esta pregunta. Sé sincero contigo mismo. No tienes que decírselo a nadie.

Tú tienes algo único que hacer aquí.

Gracias y disfruta

Rebeca.


2 comentarios:

  1. Olá Rebeca,
    Como sempre mais um excelente post.
    Hoje é daqueles dias em que soube muito bem ler estas maravilhosas palavras, pois alguns seres humanos em quem confiamos, tem atitudes que são incorrectas segundo as expectativas que temos delas mesmas e dai a desilusão.

    Uma vez mais o meu obrigado e como tu dizes,

    Desejo-te O RESTO DE UM DIA FELIZ.

    António

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola António

      ¡Qué alegría verte por aquí y leer tus palabras!
      Me alegro de que este post te haya aportado algo en cuanto a lo que dices. Todos hemos venido a hacer algo y es lo único a lo que debemos prestar atención.

      Muchas gracias y yo también te deseo una maravillosa semana

      Rebeca

      Eliminar