lunes, abril 01, 2013

Sobre el despertar o el dormir

      Se oye últimamente a mucha gente hablar sobre el despertar de la conciencia. Querer despertar la consciencia es como cuando un niño dice:
Quiero ser mayor.

Despertar la conciencia no es hacerte mayor, pues, aunque el niño lo desee, no lo va a ser inmediatamente pero sí que puede traer todas las circunstancias y características del mundo adulto a su ámbito y aprovecharlas desde donde está y desde donde puede. Eso es funcionar desde otra perspectiva, eso es el despertar y el cambio de entorno cultural.

  No se puede ver algo diferente si lo estás viendo desde donde siempre lo has mirado. Se trata de mirarlo desde otro personaje, como si no fueras tú, como si fuera otro y no desde donde te lo estás cuestionando sino desde donde nunca te lo has preguntado. Ahí obtendrás otras respuestas.

  Por lo tanto, yo creo que querer despertar o hacerte mayor no es sino hacer uso de la mente consciente, limpiarla de dogmas y creencias de tu entorno, escuchar los sentidos internos y entonces, actuar en consecuencia. Es decir, volver a pensar como si nunca hubieses sabido nada.

  Decir que ya se está despierto no te lleva a ningún lado sino a seguir durmiendo. Si estás despierto, los que aún duermen, no te ven ni lo saben, por lo tanto, ¿a quién se lo dices?
  
 Por otro lado, quienes están ya despiertos, te verán y te reconocerán. Y además, no tendrás ganas de decirlo al mundo porque has entendido que los demás duermen y que te quedas hablando para ti mismo porque estás más solo que la una.
  
  Desde mi perspectiva y experiencia, lo único que puede acelerar de manera volitiva este proceso es el cambio de entorno cultural y el uso adecuado de la mente, es decir, la alineación de tu yo con ella. Esto da lugar a que tu alma y tu mente se hagan uno y que no den lugar a creencias contradictorias, por las que nos regimos normalmente y culpables de que aún no hayamos despertado y que la realidad que experimentamos sea tan confusa.

Gracias y disfrutemos.

Ruth Morales


3 comentarios:

  1. Me ha encantado Ruth,
    ¡Muchísimas gracias por escribirla! Justo estaba pensando acerca de ello el otro día...
    Léete las 2 últimas entradas de mi blog, (tituladas valió la pena) que seguro que te gustan ;-)
    Un besote,
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Ruth,
    ¡Muchísimas gracias por escribirla! Justo estaba pensando acerca de ello el otro día...
    Léete las 2 últimas entradas de mi blog, (tituladas valió la pena) que seguro que te gustan ;-)
    Un besote,
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Querido Pablo.

    Siento no haber leído antes tu maravilloso post "Valió la pena II"
    http://www.todosemprendemos.com/.
    Realmente es magnífico y pocas palabras se pueden añadir a lo que ya has dicho. Esto me lleva a hacer un post basándome en la respuesta que te di, la de que las personas confundimos la parada con el trayecto. Eso es. Gracias por tenerme en cuenta y por las experiencias vividas, experiencias que solo puedes entender cuando alzas la vista. No hay universidad en el mundo que las enseñe. Tú ahora estás experimentando otras que tampoco podrás transmitir pues son parte de tu trayecto y de quienes se paran contigo. ¡Muchas gracias a ti por todo lo que aportas y por tus palabras hacia mi post!
    Me alegro de que te haya gustado. A mí me ha encantado el tuyo.

    Un beso grande.

    Rebeca

    ResponderEliminar