miércoles, abril 03, 2013

La disolución del malestar

  El miedo es una emoción bien fuerte y arraigada en nuestro sistema, con lo que es complicado llegar hasta él y hacerlo desaparecer de nuestras vidas, aunque cada vez es menos imposible. Es parte de nuestro sistema de vida y por lo tanto, lo que sí te invito es a intentar disolver todos esos estados emocionales o sentimientos que nos provoca el invisible miedo que nos rodea.

Habrá varios modos de hacerlo pero yo te doy el que me salió de manera natural a mí un día, dejándome llevar, sin pensar y me funcionó. Por lo tanto, puede que te ayude a ti también.

 Puedes sentir cualquiera de los estados arriba indicados:

  • Preocupación por algo que te está ocurriendo a ti o a otra persona de tu entorno o por algo inminente que ocurrirá casi seguro.
  • Culpa, arrepentimiento, pesar, etc.
  • Inseguridad ante una nueva situación, ante el cambio. etc.  
Disolver estos estados significa aceptarlos y dejarlos marchar con desapego. Si no los aceptas, no los puedes entender ni dejarlos ir.

Para ello, haz lo siguiente:

  • En un momento tranquilo como puede ser antes de dormirte, te tumbas en la cama y escuchas tu respiración, pausando sus ritmos. Esto se hace de manera natural. La respiración nos trae a casa y nos centra. No importa si sientes miedo o si el mismo acto de hacerte consciente de tu respiración te provoca ansiedad. Déjalo estar y si no puedes tranquilizarte, inténtalo más tarde.  
  • Una vez mantenida la cadencia de la respiración, traes a tu mente, a tu pantalla mental (por encima de los ojos) la imagen real de lo que te da miedo o te preocupa. Debes poner todos los detalles posibles en esa imagen aunque este acto te dé más terror aún. 
  • Una vez conseguida la imagen, figúrate un cuadro, como si la imagen estuviese dentro de ella o incluso, puedes meterla dentro de un globo. Se trata de enmarcarla, para darle forma y que no se nos vaya.
  • Cuando hemos conseguido enmarcar la imagen, debemos llevar esa forma a la zona de nuestro pecho. Es como si nuestra pantalla mental pasara a estar en esa zona, en lugar de estar en la frente. Este paso es primordial y difícil para quien no esté acostumbrado a ello. Se trata de sentirlo, no de verlo.
  • Cuando sientas que tienes esa imagen como sensación en la zona del pecho, mientras sigues respirando, te dices a ti mismo un SÍ enorme, lo cual significa aceptación. Esto no significa que esa forma vaya a ocurrir en tu vida, significa que la estás aceptando para dejarla luego marchar. No se puede dejar marchar algo que no se haya aceptado previamente, repito.
  • En este momento, te puedes sentir fatal. No pasa nada. Todo depende del estado emocional que ese "problema" te esté causando. Es normal y sigue haciendo el proceso. Si te encuentras tan mal hasta el punto en el que tu cuerpo te dé señales, déjalo estar y prueba en otro momento. Esto es bueno. No solo estás soltando eso. Estás soltando más detalles energéticos de una manera inconsciente. También puede ser que no te encuentres mal. Perfecto también.
  • Debes continuar a decirte un SÍ enorme dentro de ti. No tienes que gritarlo. Puede ser en silencio. Al final tienes que conseguir mantener la conciencia de tu respiración, la sensación en el pecho de la imagen mental/emocional previamente hecha en tu pantalla mental y la sensación de un SÍ enorme en tu interior.
  • Cuando consigas mantener estas tres acciones al mismo tiempo, debes imaginarte que la forma mental con tu imagen hecha dentro (sea un cuadro, un globo, lo que sea) empieza a salir de tu cuerpo. En ese momento experimentas una paz tremenda si es que no te has olvidado de seguir respirando.

    Te lo aseguro.
Este proceso puede durar un tiempo, incluso una hora o más. Si no has conseguido estar en un estado de paz, no pasa nada. Algo has removido y el proceso ha comenzado ya. Tú no tienes que hacer nada. 

Solo tienes que decirte un SÍ y aceptar. 

Tu vida se va transformando desde dentro hacia afuera.
Espero haberte ayudado.

Gracias y disfrutemos.

Ruth Morales

0 comentarios:

Publicar un comentario