jueves, abril 18, 2013

Cómo el movimiento del dinero crea abundancia

 
    Lucía y Mario quieren comprar una casa un poco más grande de la vivienda en la que ahora viven. No tienen hijos y les gustaría tener espacio para sus placeres. Mario dirige su propia empresa de tres empleados y Lucia trabaja por cuenta ajena. A Mario le gustaría tener una habitación solo para él que signifique su sala de operaciones, provista de todos sus aparatos de última tecnología, su mesa de trabajo con el ordenador y un espacio para oír música y ver cine, una de sus pasiones. Al mismo tiempo, le gustaría tener una bicicleta estática en ese cuarto además de una bicicleta elíptica.

   A Lucía le gustaría tener un cuarto de baño para ella sola, con plato de ducha-masaje además de una bañera jacuzzi para relajarse en ella tras su jornada de trabajo y durante los fines de semana en los que no tienen ninguna cita con amigos o familiares.

    Ana y Diego se han separado. Viven actualmente en una vivienda grande que han puesto en venta. A Lucía y Mario les encanta esta vivienda pues, después de haber visitado muchas, esta es la que cumple con las condiciones exactas para hacer realidad sus sueños. Encima, esta casa se vende por un precio inferior del que ellos estaban dispuestos a pagar, dada la premura de la pareja propietaria por vender. Eso hace que les quede algo de dinero extra para poder hacer las obras adecuadas hasta convertirla en la casa de sus sueños.

    Con la venta de esta casa, Ana y Diego no ganan una gran cantidad de dinero tras cancelar la hipoteca que tenían suscrita con el banco, pero se contentan con una cantidad que deben dividir entre los dos, pues una etapa de su vida acaba con este acto y otra nueva nace.
    
   Diego toma parte de ese dinero para hacer el viaje con el que su cabeza no paraba de darle vueltas desde hacía un tiempo, en el que realizaría la actividad deportiva que más le apasiona; otra parte del dinero se la ofrece a su sobrino, que quiere montar un negocio. En este viaje tan particular, Diego deberá tomar varios vuelos hasta llegar a su destino, uno de estos vuelos será un servicio de avioneta que debe contratar in situ así como un guía con jeep. Para realizar dicha actividad, se debe contar con la ayuda de los pobladores de la zona, quienes lo hacen con orgullo y mucha pasión puesto que con el dinero y otros extras que este tipo de actividad les genera, se alimenta el poblado durante dos meses.
    
   Ana toma un piso de alquiler y aunque le gusta viajar, no lo hace. Destina gran parte de la cantidad de dinero que le correspondió por la venta de la casa a comprar muebles nuevos, a pesar de disponer de los suyos propios, los cuales regala. Ella es sabedora que los cambios son buenos y que un mueble contiene también en sí una invitación a una nueva vida, con nuevas energías. El hecho de comenzar en este nuevo piso, con elementos recién comprados, le da un empuje tremendo para otros cometidos en su vida.

   Estas cuatro personas decidieron apostar por quererse, por sentir que están en un momento de abundancia y de florecimiento a pesar de que ninguno de ellos sabe qué ocurrirá mañana, si tendrá o no trabajo y si ese dinero que los cuatro podían haber guardado les hará falta tal vez dentro de un año.

   Si Mario y Lucía no hubieran comprado la vivienda de Ana y Diego, estos no habrían podido alquilar sus propios pisos. Diego no habría podido contratar ese viaje, ni contratar aviones, ni jeeps, ni guías, albergues, ni a gente de un poblado para que él pudiese realizar su sueño. Su sobrino estaría aún esperando a que alguien creyese en él para abrir su negocio.
   Ana no habría comprado ningún mueble y el piso que estaba vacío podría haberse alquilado por otra persona o tal vez no, pues llevaba tiempo esperando ser habitado.
    Si ni Mario ni Lucía se hubiesen atrevido a hacer obras por si acaso mañana no les va bien,  no habrían contratado obreros ni estos habrían ido a la fábrica a adquirir el material necesario para su tarea. Tampoco se habrían vendido ni las bicicletas ni el plato de ducha-masaje ni el jacuzzi, así como todos los elementos decorativo-funcionales que la pareja quería tener en su casa.

   Si hubiesen guardado el dinero por si acaso, ninguno habría hecho un cambio y no habrían apostado por su propio placer. Mañana puede ser tarde para experimentarlo.

   El dinero necesita movimiento y solo ese movimiento genera abundancia para quien lo mueve y para todos los implicados por ese movimiento.

    La crisis no es sino una respuesta a un miedo subliminal. Más miedo, más crisis.


Estoy segura de que muchos de nosotros nos hemos visto implicados en algún momento de nuestra vida, como por arte de magia y sin pedirlo, en una abundancia, sea la que sea, que nos ha sido dada por otros de manera indirecta. Eso es abundancia también y además, es una señal de que estamos aprendiendo a recibir.

Gracias y disfrutemos queriéndonos, cada uno a sí mismo.

Ruth Morales


5 comentarios:

  1. Muchísimas gracias Ruth por esta entrada, me ha encantado y me ha hecho un 'click' en la cabeza, ya me entiendes... es genial poder ver de esta manera tan gráfica como los sueños de unos, cuando los llevan a cabo desde la abundancia, afectan a los sueños de otros.
    Un abrazo, espero escribirte pronto un mail :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. Así es, cualquier movimiento produce una cadena de movimientos y todo está bien cuando se trata de mover el dinero gracias a la apuesta por el placer.

      Un abrazo

      Rebeca

      Eliminar
  2. Nunca me lo habia planteado desde este punto de vista... Muy buen post!!

    Un saludo muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos.

      Me alegro mucho por tu comentario y de que te haya gustado. Se trata de eso.

      Muchas gracias a ti.

      Un saludo

      Rebeca

      Eliminar
  3. muy buenos los ejemplos...pongo un ejemplo personal; què pasa si en el medio, tienes una sociedad, y ese socio trata de apoderarse de tu parte; luego de muchas presiones y manipulaciones logra hacerlo.... moviste dinero en una empresa... diste trabajo, comprabas insumos.... etc movias el dinero... y de pronto buala ! caiste en la red, caiste en la trampa y te quedas con una mano atras y otra delante... todos viven de esa empresa menos la persona que mas se esmerò y trabajo, la que puso la exelencia en los momentos dificiles con su propio capital... què hacer cuando de socio te toca un psicòpata?

    ResponderEliminar