lunes, marzo 18, 2013

Y ¿cómo me quito el miedo?



   Este artículo contiene la respuesta a unas preguntas que me hizo una amiga-seguidora del Facebook, tras leer el artículo anterior "La forma del dinero". Sus preguntas fueron:

¿Y cómo aprendo a disolver ese miedo?
¿De qué manera quito esta emoción de miedo? 

 La realidad está formada por una sola emoción, la única que existe, que es una fuerza con intención y atención, extremadamente potente y creadora por sí misma.
 Es la que se ha venido conociendo como el amor pero no es el amor del que hablamos normalmente.

 La ausencia de esta fuerza da lugar a una emoción, a la que llamamos miedo y que, según mi perspectiva, es la que predomina en nuestro sistema de vida precisamente porque la energía/emoción de esta realidad se mueve bajo los parámetros del concepto del bien y del mal.

Por lo tanto y para responder a esta amiga, digo que "no se puede" quitar esa emoción de miedo ya que es la que mantiene nuestra realidad actual.

 Todas las frases motivadoras, todas aquellas citas dichas por famosos de nuestra historia que se comparten en las redes sociales con respecto a quitarse miedos, salvar los miedos, luchar contra sí mismo, la batalla es contra uno mismo, etc.. son solo palabras.


 El miedo existe y hay que reconocerlo y usarlo como trampolín.

¿Qué hacer entonces?

Lo primero que hay que hacer es reconocer esa emoción/sentimiento de miedo que existe ante una situación, sea la que sea. 


 ¿La reconocemos? No es nada fácil porque está ahí desde que somos criaturas humanas. 

 En los casos expuestos en el anterior artículo  "La forma del dinero", las dos personas deberían reconocer que sienten miedo y que han llegado a su situación actual por él.

 Normalmente no se ve como miedo, sino que se ve como un "es lo que hay, señores". Si no se reconoce, no hay nada que hacer porque se seguirán generando los sentimientos que vienen del miedo y por eso, siempre estamos repitiendo lo mismo tanto a nivel individual como a nivel colectivo, de nuestra civilización.

 ¿Por qué una persona se mantiene en un trabajo duro, que le supone estar días y semanas sin pasar por casa ? ¿Por qué una persona llega a un punto en el que la cantidad tan grande de dinero que tiene le ocasiona tantos problemas que no puede abordar por sí misma? Las dos personas tienen miedo, como yo y como tú.

 Una vez reconocida y aceptada esta emoción de miedo, lo que hay que hacer es determinar qué "sentimientos" van ligados a este miedo. Ejemplos:

  • Preocupación por el futuro (no tener dinero, no poder seguir con el mismo estatus, qué le dirá su familia si deja el actual trabajo) 
  • Culpa (por haber dejado un buen trabajo, por tener tanto dinero y otros por no tener nada de dinero, qué estoy haciendo con mi vida, etc.) 
  • Responsabilidad (tengo que llevar dinero a casa). 
  • Autoestima (soy más valioso de lo que parece, yo lo valgo, yo puedo).
  Estos sentimientos son los que hay que trabajar desde el fondo, desde su origen porque corresponden a creencias sociales, que no son nuestras pero que compartimos con la sociedad en la que hemos nacido, es decir, se convierten en valores y estos pueden modificarse a nuestro antojo, dejando de tener fuerza para nosotros. Es aquí donde está el trabajo individual. Cuando una persona se dice a sí misma que quiere dejar de tener miedo y emprender otra vida, muchas veces no está dispuesta a desunir las creencias que están detrás de los sentimientos arriba mencionados, con lo que está perdiendo el tiempo y seguirá buscando libros y/o personas que le indiquen un camino, como mínimo diferente y aliviador. La pregunta correcta no es: ¿cómo me quito el miedo? La pregunta correcta es: ¿A qué sigo unido manteniendo estos sentimientos de culpa, preocupación, etc? Esta es la única respuesta honesta que puedo dar a mi amiga-seguidora para que se la formule ella misma.

Por eso, lo que abunda y lo que se extiende son frases aliviadoras, motivadoras y pomadas pero no la acción comprometida de dar la vuelta a todo, porque responden a un "cómo".

 Yo me imagino el miedo como un gran globo, una nube que nos circunda. Esta nube da lugar a pequeños globos que corresponderían a esas pequeñas emociones o sentimientos como los nombrados más arriba. Nos los atamos a la muñeca y vamos con ellos por la vida comprobando que otros también los portan. Romper con ese hilo y dejar que el globo vuele y vuelva a su lugar de origen (a ese globo grande en forma de nube que yo llamo la Red) para que puedas elegir, es el gran camino, es el trabajo, el único que hay. El globo tenderá a venir, llamado por los globos de los otros pero tú vuelves a quitártelo de encima. Es así, tal cual vas quitándote esos sentimientos destructores que vienen de la emoción del miedo.

 Ahora, si alguien me dijera: "No tengo dinero ni siquiera para comer mañana", yo le diría: Si eres capaz y confías en ti, cierra los ojos y no hagas nada. Siente confianza de estar aquí, en esta vida para coger lo tuyo y para tener de todo. Disipa cualquier pensamiento de preocupación, desgracia, culpa, responsabilidad, sufrimiento y mantén ese estado el mayor tiempo posible. Con un rato basta aunque recomiendo que en casos "más graves" se intente hacer todas las veces que se pueda. Con cerrar los ojos y respirar profundamente, con la convicción de que tú estás aquí porque te lo mereces todo, es suficiente. Si se hace eso con confianza y vacío mental, les aseguro que todo se soluciona por sí mismo, sin haber movido un dedo. Sencillamente se han desatado los globos de la muñeca y la gran nube, la Red, se dirige hacia otra presa porque tú ya no le interesas. Has desatado la energía-emoción que te unía a ella. Por eso muchas veces uno encuentra respuestas en un estado de vacío, de tocar fondo, de no tener nada que perder porque en estas circunstancias, haces caso de lo más absurdo, como lo que acabo de decir. Pero, en los casos en los que todavía no se quiere entender o no se está dispuesto a hacerlo, nacen muchos "peros" en nuestra cabeza en respuesta a este ejercicio absurdo que yo acabo de decir.

Aún así, me queda por incidir en que las preguntas siempre deben empezar por un "qué" y nunca por un "cómo". Preguntar por el "cómo" te hace dar vueltas sobre ti mismo. Hay miles de "cómos" pero ninguno sirve. Y hay solo uno que te sirve para todo pero solo lo sabrás preguntándote ese "qué". Tarde o temprano te darás cuenta.

Gracias a mi amiga-seguidora por sus preguntas.

Gracias a todos y disfrutemos.

Rebeca.


 

5 comentarios:

  1. Buy bonito, Rebeca.
    Gracias,
    António

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bonito es que lo veas así y que lo digas!

      Muchas gracias y disfruta.

      Rebeca

      Eliminar
  2. Por fin siento que lo entiendo.....
    que espacio queda al dejar ir tantos "valores"......
    QUE DESCANSO!!!

    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  3. Yolimon.

    He sentido algo especial al leer tu comentario. Ese espacio siempre ha estado allí esperando ser vaciado. Es paz y venimos de allí.
    Me alegro por tu descanso.
    Te invito a que asistas esta tarde, a las 20,00 a mi seminario online. Toda la información la tienes aquí: http://www.laescueladeinversion.com/events/cambio-de-realidad-por-ruth-morales

    Un saludo y gracias por compartirlo con nosotros.

    Rebeca

    ResponderEliminar