viernes, marzo 22, 2013

El negocio perfecto. Las creencias más mundanas




 
  Esto es un comentario escueto con la intención de invitarles a hacer una reflexión sobre el nuevo escrito publicado en  Cambio de Realidad, dentro del apartado "Creando coherencia. Incoherencias", en donde nuestra protagonista adolescente Alicia "la coherente", vuelve a envolvernos con una situación vivida, que la lleva a tener conflictos que a nosotros, nos sirven para reflexionar.

Pincha en el siguiente enlace que te llevará a dicho apartado, si no has leído aún el escrito titulado :

 "Hay que comer de todo. El negocio perfecto"

Cuando lo hayas leído, vuelve aquí para que acabes de leer este post.


No quiero decir mucho al respecto pues hay cosas que deben dejarse en el aire para que entren o lleguen a quien esté abierto para recogerlas.

Pero solo quiero incidir en dos aspectos para que cada uno reflexione.

Primera reflexión. "Hay que comer de todo para estar sano". A pesar de ser criaturas inteligentes, no hemos detectado aún las creencias absurdas que se han mantenido hasta ahora.

¿Sigue una mayoría creyendo que "hay que comer de todo" para estar sanos?

¿Existe ya un número importante de personas en el mundo que ha entendido que hay una conciencia (comprensión) detrás de todo esto que lo orquesta todo, la cual te quita de golpe la necesidad de "creer que hay que comer de todo" para estar sanos, por ejemplo?

Segunda reflexión."La pastilla mágica". Las ideas o conceptos que se sostienen durante siglos se convierten en creencias porque hay una emoción que las mantiene. Una creencia no es una creencia si no hay un número alto de "energizantes" (nosotros) que piense que eso es verdad.

Nadie mantiene una creencia de manera racional, porque eso sería el cambio, el poder individual del ser humano frente a lo que acepta como parte integrante del colectivo (el colectivo da el poder a la minoría).

 Las creencias se mantienen de manera emocional porque nos creemos que forman parte del paquete "Todo incluido", desde que nacemos. Quien reconoce estas creencias, aunque las sufra igualmente, "ve" por encima de ellas y puede crear el negocio perfecto para cubrirlas.

 Este hecho le hace estar por encima de la masa pero este acto no significa que esta persona no crea en esa creencia ya que normalmente es también víctima de ella o de alguna que nace de la misma creencia pues ignora que se trata de una creencia. 

Significa que ha visto la necesidad del colectivo y que puede hacer negocio con ello. Es perfecto.

 La mayoría, lo que conocemos como la masa y que ninguno de nosotros cree pertenecer a ella, se encarga de elevar a ese individuo como un ejemplo a seguir. 

 Por eso siempre somos consumidores de los resultados de nuestros propios miedos.

Por supuesto, este ejemplo de "La pastilla mágica" es solo un ejemplo cotidiano, aplicable a cualquier aspecto de nuestra vida y sociedad.

 Gracias y disfrutemos.

Ruth M.


0 comentarios:

Publicar un comentario